La plaza España comenzó a esbozarse en 1656 aunque es a comienzos del siglo XX cuando se puede vislumbrar todo su potencial.

En el 2011, el por entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón había realizado una propuesta para reformar el emblemático sitio. Sin presupuesto para realizar las obras, prefirió solo presentar el proyecto y que lo continuara quién siguiera en la alcaldía. Ana Botella, su sucesora, prefirió no sumergirse en ello hasta el final de su gestión, el tiempo le jugó una mala pasada y de nuevo el proyecto para reformar la Plaza España quedó en manos del siguiente alcalde.

Manuela Carmena desiste del plan que había dejado a medias el PP, obligando al grupo chino Wanda a renegociar su idea de restaurar el Edificio España. Wanda adquirió el edificio a mediados del 2014 por 265 millones de euros.

La actual Comisión Local de Patrimonio Histórico le impide modificar las fachadas y los laterales.

Si bien, continúan las conversaciones para que el grupo chino continúe con su proyecto, el presidente de Wanda sugirió que se había formado una campaña en su contra.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!