Hace 39 años que los españoles cuentan con un ley que establece el funcionamiento político, aprobada en 1977 y firmada por Torcuato Fernández Miranda y Hevia como presidente del Congreso. Entró en vigor para reformar la política franquísta, y para dotar a España de democracia.

Fue aprobada por las cortes franquistas con un 81% de votos a favor, pero al seno de esta legislación fue creado el antiguo PP, llamado en 1976 Alianza popular, con Manuel Fraga a la cabeza. Entre sus principales ideologías estaban el conservadurismo que defendía las tradiciones, adverso a los cambios políticos, sociales y económicos radicales; el monarquismo y el franquismo sociológico que promulgaba una persistencia de rasgos del franquismo; inquietante.

Esta ley establece que la Democracia española se basa en la supremacía de la ley y ya componía a las cortes en dos cámaras, congreso de los diputados y senado y lo dotaba de 350 diputados y 260 senadores, limitándoles el poder a cuatro años de legislatura. Temas espinosos en la actual política con 610 políticos a nivel nacional.

Fue la ley que permitió articular la transición española con forma de respeto a las anteriores leyes vigentes venidas del franquismo y utilizadas como ley fundamental. Hoy, 39 años después, sigue en vigor.

Los nuevos partidos políticos hoy quieren cambiarla. Después de la debacle electoral que ha sufrido el bipartidismo, las fuerzas emergentes la marcan como punto inflexible para los acuerdos con las ya antiguas fuerzas políticas.

No es de extrañar que vendiéndose como “nueva política” la nueva izquierda y la nueva derecha quieran cambiar 39 años de abuso electoral por parte de los “Varones Carcas” que después de estar en el poder pasando de concejales a diputados, de diputados a ministros, terminen en el llamado “cementerio de elefantes”, pero con poder “limitado a 4 años”.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Historias

Han sido 39 largos años de oscilaciones de derecha-centro a centro- izquierda , que en 2016 ya han mareado. No es por tanto de extrañar que tras 39 años el pegamento de la silla esté cediendo, pero al parecer la incertidumbre no está aclarando la vista a algunos partidos que, por supuesto quieren seguir girando 360 grados una y otra vez.

Debemos esperar a las decisiones que tomen los nuevos colores pero esperemos que tengan en cuenta que una ley aprobada hace 39 años, hizo bien, pero lo hizo entonces.

Hoy está claramente anticuada y es tema de disputa política entre los numerosos partidos, quizá este tipo de leyes post-franquistas sean motivos sobrados para el revolcón electoral que ha sufrido el antiguo Congreso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más