La ronda de contactos de Felipe VI con los distintos representantes de los partidos políticos sobre las candidaturas a la presidencia termina este viernes, pero los partidos ya están haciendo sus cábalas sobre a quién apoyarán para la próxima legislatura.

En la reunión celebrada hoy entre el Rey Felipe VI y el candidato de Compromís, Joan Baldoví, el Rey habría asegurado que el primer nombre a someter a votación para la investidura a la presidencia sería el de Mariano Rajoy, a no ser que él mismo retirara su propuesta debido a la falta de apoyo parlamentario.

En este sentido, Mariano Rajoy, que al parecer tiene `la agenda muy libre´, como comunicara a un presentador de radio en una broma telefónica de la que ha sido víctima este jueves, reconoce la dificultad de recabar apoyos a su investidura. Aun así, el portavoz del partido en el Congreso, Rafael Hernando, aseguraba ayer la `firme voluntad´ del presidente en funciones de seguir adelante con su propuesta.

Entre otras medidas, Rajoy se referiría en su discurso de investidura a reformas que apelaran al apoyo de PSOE y Ciudadanos, en un intento por crear un `gran Gobierno de coalición´, como declarara el vicesecretario del PP, Fernando Martínez-Maíllo.

Por su parte, desde el PSOE ya se han hecho patentes las intenciones de intentar formar gobierno en caso de que Rajoy fracasase, a pesar de haber reconocido abiertamente su respeto a que el partido con mayoría de votos sea el primer responsable en buscar apoyos.

Esta opción sería posibledebido ala oposición casi unánime de los partidos a unas nuevas elecciones, que presumiblemente terminarían con resultados similares a los actuales.

Podemos, a pesar de la posición oficial del PSOE, podría haber cambiado ligeramente su postura en aras de promover una coalición de izquierdas que dejara definitivamente fuera del poder a Mariano Rajoy. De este modo, formaciones como Podemos o En Comú Podem han suavizado sus aspiraciones por un referéndum en Cataluña los últimos días y acceden a priorizar otras medidas y discutir esta línea roja más adelante.

Entre las condiciones para que este acuerdo tuviera lugar se encuentran la propuesta, por parte del PSOE, de un verdadero `proyecto de izquierdas´, así como ciertas reformas constitucionales y la abolición de medidas tomadas durante el mandato conservador, condiciones también sugeridas por la formación gallega En Marea o la valenciana Compromís.

Ciudadanos, por su parte, se ha propuesto como mediador en esta constante avalancha de rumores sobre posibles alianzas y critica la falta de negociación, contacto y la situación de estancamiento político imperante, a tan solo unos días de los primeros debates por la investidura.

Rivera ha pedido responsabilidad a los dos partidos en mayoría de votos y sugiere que, en caso de no lograr un gobierno en mayoría, los partidos permitan uno en minoría, en aras de evitar una situación de bloqueo institucional. El portavoz de Ciudadanos también asegura el apoyo de su partido a aquel candidato que consiga la abstención de otro partido mayoritario.

Por último, IU-UP ya ha declarado su intención de apoyar, con los dos votos de sus diputados, una candidatura de izquierdas, la cual estaría liderada por Pedro Sánchez.

En definitiva, sea cual fuere el resultado de las reuniones que este viernes mantendrán los dirigentes de PSOE, PP y Podemos con el Rey, parece evidente que los españoles aún están lejos de conocer quién será su próximo presidente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más