Pablo Iglesias se dió cuenta el mismo día de los resultados electorales del 20 de diciembre, que si hubiera dispuesto de un par de meses más, hubiera alcanzado al Partido Socialista, y con muchas posibilidades de haber podido gobernar.

Consciente de ello, el mismo 20D comenzó una nueva precampaña para unas Elecciones próximas. Su equipo y su partido pusieron como condición para posibles pactos, una quimera; un referéndum para Cataluña. Algo que es imposible que el PSOE acepte, por ser un partido que pretende ser nacional, y porque requiere una reforma constitucional. Exigiendo dicha premisa se aseguran votos en el caladero de independentistas, y unas elecciones seguras para mayo, tiempo suficiente, para según ellos, fagocitar definitivamente al partido de Pedro Sánchez, líder que apunta a la baja, al menos por el momento.

Van a utilizar estos meses en el Congreso para intentar socabar la legitimidad socialista, y hacer ver a sus votantes que quien representa los valores progresistas y de izquierdas es Podemos. No tiene ninguna intención de formar gobierno con nadie. Eso sí, quiere demostrar que no puede haber gobierno por culpa del Partido de la rosa, por ser ambigüo y no saber que es lo que quiere. Ya lo demuestra la actitud de Iglesias, tras el pacto para que Patxi López fuera presidente del Congreso de los Diputados. Su frase "no nos fiamos" ya muestra claramente sus intenciones.

Por otra parte el Partido Popular ya prepara también las nuevas elecciones. De hecho no ha movido el banquillo de nuevas figuras emergentes.

Siguen los mismos, dejando la renovación para verano, cuando las cosas estén definitivamente claras en cuanto a las opciones del partido. Mariano Rajoy, cree que se merece, una última oportunidad y poder renovar la presidencia, ya que ha sacado a España de la crisis, encauzándola por la senda del crecimiento.

También sabe el partido conservador, que en unas posibles nuevas elecciones, a modo de segunda vuelta, sacarían mejores resultados.

Habrá elecciones, porque Iglesias lo quiere, y porque el PSOE no quiere pactar con el PP. Susana Díaz no termina de atreverse a la abstención del sector andaluz.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!