Tras la ronda de reuniones del jefe del Estado con los candidatos a la presidencia del gobierno y como causa directa estamos asistiendo a una guerra del fango con índice superior a lo conocido. Lecciones de moralidad, de exaltación de ciertos valores y una clara radicalización, unido a una política inmovilista en el ámbito político y mediático, esta conllevando una polarización social. Como siempre ha venido siendo habitual en nuestro país al final los que pagarán las consecuencias seremos los ciudadanos de a pie, bien es cierto que a veces somos los propios culpables por no tener un razonamiento propio.

Si la “exclusiva” que Antena 3 contó resultó no ser tan exclusiva es consecuencia de este acoso mediático que ciertos sectores llevan sufriendo mucho tiempo y que parece ser que los analistas socio-políticos no quieren o no están capacitados para verlo.

Recientemente estamos sufriendo como determinados medios persiguen la financiación de Podemos. Correcta o no moralmente, ética o no, es algo que corresponde a otro análisis, pero ¿Por qué para Eduardo Inda estar subvencionado por Irán o Venezuela es “pecado” mientras la publicidad y el dinero de Teodoro Obiang y la dictadura de Guinea no lo es?

Según fuentes cercanas al periodista en realidad le da igual pero su miedo a la formación de Pablo Iglesias hace que tenga que llevar a cabo actitudes tan incoherente como estas.

Con el partido popular pasa algo más o menos, aunque lo del partido popular es peor. Si el primer partido de la democracia española imputado por no colaborar con la justicia, es conocido por sus innumerables casos de corrupción y como estos rodean a muchos de los dirigentes de la cúpula de los conservadores a nivel nacional, así como a los altos mandatarios de algunas circunscripciones autonómicas, parece que ser que el patriotismo de “pulsera” es el que propugnan, pues muchos de ellos con sus cuentas en Suiza denotan su limitación patriota.

Con la moralidad y la ética les pasa algo más o menos similar a los conservadores. Si hace diez años se manifestaban en contra del logro socialista sobre la aprobación de la ley de matrimonio de personas del mismo sexo, en el año 2015 vimos como gran parte de su cúpula directiva se paseaba sonriente en la boda de Maroto y su marido. Una vez más los populares mostraron su incoherencia y mostraron que en determinados aspecto les cuesta evolucionar.

Lo más patético es la “la memoria de pez” que muestran sus actuales dirigentes en relación a su postura sobre si Irán o Venezuela financian a Podemos, cuyo objetivo es desacreditar a la formación morada por sus vínculos con esos países, pues si bien deben recordar ellos también fueron promocionados por una dictadura. Una dictadura que conllevó una alta pérdida de activos políticos, culturales e intelectuales bien por exilio o por liquidación. Es en esta tesitura donde los conservadores vuelven a quedar en evidencia pues su fundador, Manuel Fraga, fue ministro del régimen de Franco, sus manos no han sido las manos más limpias de la política española y es conocido por frases como “Cuando a causa del terrorismo corre la sangre de los españoles, el gobierno debe preferir tener sangre en sus manos en lugar de agua como en las manos de Pilatos”.

Sin entrar en los juicios morales sobre esa frase a principios de la Transición española tras la muerte de Franco, es representativa pues muestra la determinación del fundador de los populares. Imaginamos que como para Esperanza Aguirre Franco era socialista, su régimen no sería una dictadura para ella.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!