Paro.El paro en Cataluña llega 726.000 personas, que supone el 19 por ciento de la población de la comunidad autónoma, que ha aumentado de gran manera en los gobiernos liderados por Artur Mas. La incógnita radica en cómo un hipotético Estado catalán solventaría este problema que ha supuesto una lacra para todo el conjunto de España.

Deuda.La deuda de Cataluñaes de 60 mil millones de euros, que equivale a un 32 por ciento de su PIB. Según expertos, esto se multiplicaría varias veces en el caso de que se consumara la separación de España. Existen estudios que aseguran que el nuevo Estado se vería abocado a una crisis extraordinaria que golpearía toda la producción.

Sin embargo, los independentistas siguen defendiendo que el nuevo país catalán sería un paraíso lleno de prosperidad, con mayor índice de desarrollo humano y que la deuda pertenece al Estado anterior y no a ellos.

Éxodo de empresas catalanas. Las empresas catalanas, viendo que sus negocios son inviables, rápidamente se plantearían el abandonar este nuevo estado para irse al resto de España. De hecho, desde que existe el pulso soberanista, más de 700 empresas han dejado Cataluña debido a la incertidumbre y a la deriva administrativa causadas. Se ha realizado una política destinada a la independencia y no una poltíca ecnómica, afectando a gran cantidad de firmas catalanas. También las exportaciones están decayendo y la imposición de impuestos y aranceles hacen que el éxodo empresarial sea mayor.

Los independentistas defienden que solo quieren irse de Cataluña las grandes empresas catalanas para ampararse en la "villa y corte" de Madrid.

Abandono de la Unión Europea. El gobierno comunitario ya ha aclarado que, una vez declarada la independencia, Cataluña quedaría fuera de los tratados de la Unión, siendo un país que comienza "desde cero", poniéndose a la cola de aquellos estados que no pertenecen a la Unión Europea.

Por tanto, Cataluña quedaría aislada de las prácticas que poseen los miembros de esta comunidad europea. Según los separatistas, y más concretamente los partidarios de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), argumentan que la declaraciones del gobierno comunitario son un instrumento de presión del Estado español a los miembros de la Unión Europa para "asustar a Cataluña".

Pensiones. Las pensiones dependen de los ingresos de los cotizantes de un territorio determinado. Si Cataluña se separa de España , las pensiones se pagarían solamente con lo recaudado en Cataluña, cifra diferente a lo que se cotiza en el territorio español, perjudicando a los habitantes catalanes. Además, existen incongruencias acerca de este tema, ya que Artur Mas aseguró que si Cataluña consigue la independencia se subirían las pensiones; en cambio,Andreu Mas Collel, consejero de Economía de Cataluña, ha advertido que es España la que debe pagar a Cataluña lo correspondiente a pensiones, ya que se ha estado contribuyendo durante muchos años en este Estado del que se quieren separar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!