Este 20 de diciembre pasará la historia. Se ha configurado un congreso donde otra vez más se tendrá que trabajar duro y negociar, muchos hablan de inestabilidad, otros simplemente ven el reflejo de aquellos primeros años de la democracia donde comunistas, populares, socialistas y centristas se sentaban a negociar propuestas políticas.

En política la prepotencia se suele pagar cara y algo así le ha pasado a la derecha en gran medida y al partido socialista en cierta parte. Si los socialistas han acusado el desgaste por la corrupción en Andalucía, así como su enfrentamiento directo con Podemos, en gran medida de antiguos dirigentes y el ala menos socialista.

No han sabido entender lo que demandaba la sociedad. Unos Ciudadanos que se sintieron traicionados por no decidir la jefatura de estado y acatar lo que democráticamente se decidiera, si la firma el artículo 135 perjudicó en el año 2011 en este 2015 ha seguido pesando como argumento negativo. Los fichajes como Irene Lozano crisparon los ánimos internos del partido socialista. Los votantes más socialistas se vieron traicionados y en gran medida ha sido la fuga más importante de votos, que en gran medida han ido a parar a la formación morada. En menor medida el partido socialista ha perdido votos por el centro, los pactos con podemos y formaciones similares han conllevado que una parte de su electorado se haya marchado a ciudadanos.

Son fuentes cercanas las que afirman que es un momento duro pero que se levantarán y volverán a ser el partido de gobierno, renovando puestos y volviendo a los orígenes. Quizás el mayor error ha sido no marcar claramente los objetivos y no explicar bien el programa.

El partido popular ha sido el partido ganador, como así se preveía, pero una victoria insuficiente.

Los españoles han votado por mayoría al partido de las tramas de corrupción más conocidas y extendidas e incluso Gómez de la Serna será diputado, el comisionista que se ha escondido esta campaña electoral.

Sin duda alguna ciudadanos ha obtenido un resultado bueno, ha conseguido 40 escaños en sus primeras elecciones generales, pero eso no quiere decir que no haya sido un batacazo.

Aupado por grandes grupos de comunicación no ha conseguido convencer al electorado lo suficiente, las expectativas puestas en Rivera han sufrido un revés. Contra todos los pronósticos de las encuestas ciudadanos ha sido la cuarta fuerza muy alejada del “pódium”. Aunque todas las fuentes situaban a la formación naranja claramente como tercera e incluso en algunos momentos como segunda fuerza, en las urnas se han descolgado. Todo parece que la procedencia de su financiación, los comentarios de algunos de sus candidatos al congreso y algunos propuestas que no se acababan de explicar correctamente, así como su pacto en Madrid con el Partido Popular de la trama Púnica o el pacto con el PSOE andaluz han provocado que se genere la imagen de que son un partido “muleta”.

Izquierda Unida ha conseguido entrar en el congreso, no así UPyD, pero el cambio podría haber sido mayor de haber ido unidos IU y Podemos, donde se habrían obtenido 14 escaños más para la izquierda del cambio.

Cuando se espera el caluroso verano en un invierno frío, es el nacer de las flores las que indican que el tiempo está cambiando. En estas elecciones han empezado a nacer muchas flores que son la esperanza de una sociedad más igualitaria y mejor.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!