La cifra preocupa porque las consecuencias, de no revertirse esta situación durante los próximos años, repercutirá en la economía española. Durante los primeros 6 meses del 2015, han emigrado 50.844, cantidad que mantiene su ascenso desde el 2010.

Los cerca de 60 mil españoles que dejaron su tierra en busca de nuevas oportunidades durante el primer semestre superan en apenas 10.667 la cantidad de personas que durante todo el 2010 emigraron de España. Por otro lado, las personas que han ingresado al país, en esta primera parte del año, han superado los 134 mil. Un dato a tener en cuenta es el descenso de retorno a su país de origen de los extranjeros residentes en España.

La baja tasa de natalidad (1.32 hijos por mujer) y el envejecimiento de la población hacen que el país viva una situación inquietante, tanto económica como políticamente. Por un lado, no alcanzar la cantidad suficiente de cotizantes que aseguren el pago de las pensiones, y por el otro, la representación numérica en el Parlamento Europeo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!