El debate comenzó puntualmente a las 22.00 hs, con los dos candidatos sentados frente a frente, en una mesa blanca ovalada, presidida por José Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión.

Según las palabras de Campo Vidal, el tema que más preocupa a los españoles es el del desempleo, tema que dio inicio al enfrentamiento. Con un Pedro Sánchez directo y atacante, la primera media hora mostró a un presidente de Gobierno defenderse y a Sánchez arremeter. Mientras el líder del PSOE mantenía un discurso duro y ofensivo, Rajoy se limitó a una postura analítica y de entendimiento.

El presidente aseguró la continuación de las propuestas reformistas y aprovechó para acusar al propio Sánchez de no implementar esas medidas cuando su partido fue gobierno.

En menos de 24 minutos, Sánchez le recordó dos veces a su rival que había subido los impuestos de los españoles. El tema del desempleo cerró con una pregunta del director del periódico El Mundo, quien consultaba sobre propuestas concretas para frenar la tasa de paro. “No voy a permitir que se recorte más el estado de bienestar en este país” sentencio Pedro Sánchez quien había tomado primero la palabra. Rajoy le respondió con una pregunta “¿No ha visto lo que le ha pasado al señor Tsipras en Grecia?”.

El discurso de Pedro Sánchez fue individualizado, comenzó la mayoría de las frases con un “usted señor Rajoy, no ha hecho” mientras el líder del PP pluralizó sus mensajes con “cuando estuvieron es en el gobierno” o “ustedes no hicieron cuando”

Sánchez garantió una vivienda social para quienes hayan sufrido desahucios durante los últimos años y declaró el fin de las políticas educativas implementadas por el del PP.

Rajoy se defendió alegando que quienes rompieron el pacto educativo fueron los gobiernos del PSOE. Tal vez, por primera vez durante el debate, Sánchez mencionó una propuesta concreta: Cuidar de los mayores como prioridad, subir las pensiones mínimas y las de orfandad y eliminar los copagos farmacéuticos.

La gran estrategia de Pedro Sánchez fue acusar a Rajoy de mentiroso, mientras que citaba a Bárcenas y a Rato como caballito de batalla para poner en aprietos a su oponente.

Campo Vidal fue un moderador pasivo, muchas veces tan permisivo que entender los diálogos cruzados se convertía en una tarea difícil.

A la vuelta de publicidades, el bloque comenzó con la palabra de Mariano Rajoy y una posible reforma de la constitución. El presidente alegó que puede reformarse, pero que no es cosa de dos y requiere un estudio concreto, para terminar su turno enumerando las prioridades del PP en este segundo mandato.

Pedro Sánchez arremetió, una vez más, mencionando a Bárcenas y el accionar de Rajoy durante los días de arresto al ex tesorero. La última media hora fue un cruce verbal entre dos rivales que se acusaron de “indecentes”, “ruin y miserable”, agravios que el moderador calmó con un cambio de tema.

El cierre del debate fue discreto, con algo más de calma por parte de los candidatos que minutos antes se habían encendido en acusaciones personales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!