Una política española quería (en realidad aún lo quiere) que el ayuntamiento (español) donde trabajaba, le pagara los desplazamientos desde su apartamento de (¿y porque no en?) Chicago (ciudad de gangsters), hasta el lugar donde se realizaban los plenos (¿se cobran?)...

Cuando el ayuntamiento niega a la mujer las dietas de desplazamiento (por incomparecencia), esta obliga al padre a que vaya al ayuntamiento con un móvil (el único de los tres con cierta movilidad), para seguir por videoconferencia los plenos a distancia (al otro lado del charco)...

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!