El primer debate en streaming de la Historiaofrecido por El País -y también por Blasting News- ha sido seguido con intensidad por las redes sociales, como ha informado el propio periódico. Con la notable ausencia del presidente del gobierno, la noche ha comenzado poniendo el acento sobre la forma en que iban vestidos los tres candidatos asistentes: Pablo Iglesias no ha sorprendido, iba con su look habitual, con camisa y sin corbata; Pedro Sánchez ha tirado de un poco más de formalidad y, el que más formal ha sido, sin duda, ha sido Albert Rivera con su traje y corbata.

El debate comenzaba con las propuestas en materia de lucha contra el terrorismo de Daesh y Podemos ha sido el único que se ha desmarcado en este sentido, con Pablo Iglesias manteniendo su postura de que las intervenciones en los países de Oriente nunca han arreglado el problema del terrorismo como se ha podido comprobar con el atentado de París. Es por esto que, frente al llamado "Pacto antiyihadista", Podemos propone una serie de medidas que buscan implementar la paz o, al menos, no contribuir a que los terroristas tengan acceso a las armas y a sustento económico.

El tema que más ha hecho encenderse a los tres candidatos ha sido las soluciones contra el paro, un tema en el que estaban los tres de acuerdo en el diagnóstico, pero no en la forma de solucionarlo. Se podría decir que este ha sido uno de los momentos más tensos de este debate, aunque no ha sido el único rifirrafe entre los tres candidatos al Congreso de los Diputados.

En general, se ha tratado de un debate interesante en el que Rivera se ha querido desmarcar de la política dely tú más, queriendo presentar a Ciudadanos como un partido de centro y con propuestas frente a problemas que la sociedad española tiene.

Por otra parte, el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, ha invocado a la tradición socialista y a los logros que su partido ha llevado a cabo durante los años 80 y la época de Zapatero, intentando convencer de que es el partido de la regeneración democrática con experiencia para hacerlo. Esto es un hecho que Pablo Iglesias ha aprovechado para reprocharle todas las promesas que el PSOE ha roto con sus hechos a lo largo de los años desde la Transición democrática, sobre todo durante estos años.

En definitiva, era un debate del que se esperaba que Albert Rivera y Pedro Sánchez saliesen vencedores, pero que ha sabido aprovechar Pablo Iglesias para salir vencedor con un 47% de los votos, según una encuesta realizada a lectores y usuarios de El País, y quien peor parado ha salido ha sido Pedro Sánchez con un 24%. Es posible que la posición en la que se encontraba éste haya sido influyente a la hora de decidir el resultado de este debate, pero es posible también que a este fracaso del líder del PSOE se sumen otro tipo de argumentos contra Pablo Iglesias y su formación como que "la Unión Soviética es su modelo" o, por ejemplo, que haya intentado debatir todo el rato con un candidato que no estaba en su tribuna, recordando que el PSOE es de izquierdas y que se diferencia del PP, dando a entender que Ciudadanos no tanto: "eres de derechas", le ha espetado.

En el momento que se ha hablado de corrupción, además, Pedro Sánchez ha ignorado las causas abiertas que tiene su partido, algo que han aprovechado los líderes de las otras dos formaciones para reprochárselo con el caso de los EREs en Andalucía.

En definitiva, exceptuando algunos pequeños rifirrafes entre los candidatos, ha sido un debate interesante que precede, sin duda, al debate que veremos en unos días, que tiene lugar el 7 de diciembre. Este debate ha sido un preludio de lo que va a ser un debate clave.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!