Podemos se ha consolidado como la tercera fuerza de nuestro país tras las pasadas elecciones generales, donde contra todo pronóstico demoscópico, las cuatro marcas con las que la formación de Pablo Iglesias concurrió a la última cita del año electoral más intenso de los últimos tiempos, lograron sumar 69 escaños frente a los 40 de Ciudadanos, quedando los de Albert Rivera relegados a la cuarta posición del mapa político desde donde han mantenido su abstención ante la investidura de Mariano Rajoy, así como de cualquier otro candidato que pudiera presentar el Partido Popular, votando en contra de un Gobierno apoyado por Podemos mientras defienda el referéndum en Cataluña.

Anuncios

Las líneas rojas de Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, tal y como recordó en Moncloa este lunes, mantiene su exigencia de celebrar el referéndum, pero recuerda que en estos momentos lo más urgente es aprobar la Ley 25 de Emergencia Social a fin de evitar desahucios y cortes de luz a familias que atraviesen una situación económica insostenible. Iglesias asegura que llevará dicha propuesta al Parlamento el próximo 13 de enero.

Pedro Sánchez y la crisis del PSOE

Las exigencias marcadas por la formación morada comienzan a representar un verdadero dolor de cabeza para el PSOE, inmerso en una patente crisis de liderazgo para Pedro Sánchez tras la reunión del Comité Federal a la hora de abordar los ineludibles pactos postelectorales.

Mientras presidentes autonómicos como Susana Díaz (Andalucía), Ximo Puig (Comunidad Valenciana) y Javier Fernández (Asturias), defienden la celebración del Congreso del Partido Socialista en febrero (respetando los estatutos del partido), Pedro Sánchez ha salido ligeramente reforzado después del Comité Federal celebrado ayer en Ferraz.

Gran parte de los asistentes defendieron la posición del líder socialista para retrasar dicha cita, donde en su caso, los socialistas podrían elegir un nuevo Secretario General, ¿qué futuro espera a Pedro Sánchez en caso de no lograr un acuerdo con Podemos?