El que era el rey de España hasta el año 2014 ha vuelto a visitar Arabia Saudí, uno de los sospechosos de financiar al grupo terrorista Daesh, una dictadura que atenta constantemente contra los derechos humanos y también la presidentadel comitéde Derechos Humanos de la ONU. Porque quién va a saber más de los derechos de mujeres, homosexuales y trabajadores que alguien que los viola día tras día.

En este viaje, Juan Carlos, no se limitó a pasar por un solo país, por un solo palacio y por un solo rey, no.

Ya que pasaba por allí, también aprovechó para visitar a unos amigos. Un día estuvo enJordania y luego Baréin, en ambos se paró para comer. Pero todo muy campechano, ya saben cómo es él. Más tarde pasó por Abu Dabi, donde se paró convenientemente para ver la Fórmula Uno. Marca España.

Pero eso no era todo, entonces llegó lo bueno, Arabia Saudí, el rey Salmán, elegido democráticamente, como el nuestro. El rey recibió al rey (con un choque de coronas típico entre los monarcas) en la base aéreaque lleva su mismo nombre, la base aérearey Salmán, acompañado por el embajador de España y el gobernador de Riad.

El encuentro, que fue seguido con un copioso banquete muy austero en honor al Borbón, fue retransmitido por la cuenta oficial de Arabia Saudí en twitter.

Analizado el viaje de Juan Carlos a Arabia, esta información nos deja una pregunta: ¿para qué viajó Juan Carlos a Arabia Saudí?

Podríamos pensar que fue para mantener la relación diplomática con este país, ya que España (aún) mantiene la relación comercial con él.

Aunque, probablemente, un viaje privado no sea la mejor opción para una relación simplemente diplomática, y si ese era el propósito del viaje podría haber viajado el rey actual, Felipe VI.

Descartada esa opción podríamos pensar que, pobre Juan Carlos, se ha hecho amigo íntimo del rey de Arabia y echaba de menos a sus 'colegas'. Pero dudo que Juan Carlos, con lo campechano que es y la cantidad de árabe e inglés que maneja, pueda intimar con el rey Salmán. Aún así, podría ser, pero eso supondría que ,el hombre que ha representado a nuestro país durante cuarenta años, es amigo íntimo del rey de un país acusado de ejecutar a 150 personas en un año y de bombardear Yemen dejando un rastro de 2.500 civiles muertos.

Sólo nos queda desear, con mucho orgullo y satisfacción, que el rey haya ido por equivocación.

O que se quede allí.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más