¿Es acertada la decisión del Presidente del Gobierno de no acudir a debatir? Esta pregunta se la están haciendo todos los simpatizantes del Partido Popular. La respuesta es lo de menos, porque los que están convencidos de su voto, no les importa que acuda o no. Cuando lo vean en la televisión o por internet, lo único que les importará es que gane o que quede bien. De hecho, la conversación del día siguiente, versará sobre lo bien que lo ha hecho, o que no ha estado tan mal. En el fondo da igual. Van a votar al suyo sí o sí.

Entonces, ¿es acertado que Mariano Rajoy no acuda a los debates? Pues puede que le pase factura, porque todavía hay muchos indecisos, que necesitan ver a todas las opciones.

Tienen que sentir en muchos casos, a quién han de elegir. Así es la democracia. No sólo se vota con la cabeza, también se vota con el corazón y los sentidos.

Es aquí donde puede que sea un error no aparecer, o delegarlo en otro que te supla. El mensaje es que tienes algo que ocultar, que no te atreves a decir lo que piensas, porque las consecuencias pueden ser impredecibles. Transmite inseguridad y sobre todo sensación de no querer perder un estatus ya ganado. No se debate porque hay miedo a perder.

Es un regalo que pueden aceptar, y de hecho lo han agradecido, otras formaciones. La más peligrosa para el partido del gobierno es la que lidera Rivera. El catalán ha decidido recoger a todo desencantado moderado de un lado y del otro del pastel del electorado.

Se frota las manos, ante esa pasividad calculada. No contaba con esta ventaja.

¿Que hay que ocultar? Se pregunta la sociedad española. El Presidente del Gobierno es con creces el líder más formado, con más experiencia del país, con una oratoria espectacular y con una inteligencia fuera de toda duda.

Además es buena persona y diligente en su gestión, dicen los que le conocen bien.

La excusa de no aparecer en el debate organizado por el periódico el País, y los posteriores, al parecer se debe a que es más mayor que el resto, y eso puede ser una desventaja. Tambien puede ser un plus si se utiliza con habilidad.

Sólo tras el 20 D se sabrá si ha sido un acierto o no. Tienen el precedente de Andalucia, cuando Arenas se quedó muy cerca de la mayoría absoluta. Apenas fue a debatir, y no consiguió el objetivo. Alía jacta est.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!