Mariano Rajoy ha sido agredido por un joven de diecisiete años en su ciudad natal, Pontevedra, mientras se encontraba dando un paseo durante un acto electoral por las calles de la ciudad. El agresor se situó muy cerca del actual presidente del Gobierno, posiblemente bajo la excusa de fotografiarse con él o saludarle, aprovechando el gran número de personas que se encontraban alrededor de Rajoy.

Anuncios
Anuncios

Como se puede apreciar en el vídeo, el chico permanece tranquilamente unos segundos justo al lado de Mariano Rajoy y cuando éste se disponía a fotografiarse junto a una simpatizante, aprovecha para lanzarle un puñetazo que impacta violentamente en la sien de Rajoy, rompiéndole las gafas. Mientras el presidente del partido popular permanecía aún aturdido, los miembros de seguridad se abalanzaron hacia él y lograron reducirle para que posteriormente agentes de la policía nacional procedieran a su detención y lo trasladaran a dependencias policiales.

Rajoy, minutos después de la agresión
Rajoy, minutos después de la agresión

Posteriormente, Mariano Rajoy, intentando transmitir una imagen de normalidad aunque con el rostro visiblemente hinchado, prosiguió con los actos de campaña y se desplazó a La Coruña para el mitín que tenía previsto.

 

El joven se enfrenta a un delito de atentado a la autoridades aunque no conllevará pena de cárcel al estar sujeto a la ley de responsabilidad penal del menor. Los medios más conservadores no han tardado en relacionar al agresor, identificado como Andrés de Vicente, a grupos radicales de extrema izquierda.

Anuncios

Sin ir más lejos, el diario online okdiario, cuyo director es Eduardo Inda, ya ha vinculado al menor con Podemos e Izquierda Unida.

Sin duda, lo acontecido en Pontevedra traerá cola durante los próximos días. En cualquier caso, aclaramos que la agresión ha sido un acto cobarde de una única persona, que además es un menor de edad del que se desconoce su estado mental, por lo que vincular un acto puntual de violencia ejercida por una persona que no representa a nadie, parece un acto ruín, mezquino y deleznable, como diría Mariano Rajoy...

Haz clic para leer más