La campaña que decidirá el futuro de España durante los próximos cuatro años está a punto de comenzar. De hecho recibirá el pistoletazo de salida a las 00h de mañana viernes, y los diferentes partidos en la pugna electoral comienzan a mover sus fichas (realmente llevan semanas haciéndolo) en un tablero volátil y confuso donde aún existe un alto porcentaje de votantes que no tienen decidido su apoyo.

El escenario que surja tras las elecciones del 20Dva a revelar si en nuestro país han triunfado las aspiraciones de cambio profundo emanadas de los movimientos sociales y propuestas nacidos a raíz del 15M o si por lo contrario los partidos tradicionales podrán dirigir los destinos de España durante otra legislatura.

Apostar sobre si vencerá una posición o la otra es cada día más arriesgado y las tendencias que reflejan las encuestas no parecen más que una foto fija de un momento concreto que, en cualquier caso, puede transformarse en algo muy diferente en el instante siguiente.

En ciertos ambientes se respira nerviosismo, especialmente entre el PP, actual partido en el gobierno, que ve como su estrategia centrada en la recuperación económica y la unidad de España frente a la amenaza secesionista catalana no acaba de cuajar entre una porción mayoritaria de la sociedad y parece querer retomar la ofensiva de ataques a uno de sus grandes rivales en estas elecciones: Podemos.

Villalobos e Iglesias se encaran en los pasillos

Uno de esos ataques se ha producido esta misma mañana cuando la Presidenta suplente de la Cámara del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, durante la jornada de puertas abiertas que cada año realiza la Cámara Baja en el marco de las celebraciones de la aprobación de la Constitución que inauguró el régimen democrático de 1978, se ha encarado con el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, para reprocharle las duras críticas que realiza a su partido y al actual establishment político en general.

Ambos han mantenido una tensa conversación e intercambio de pareceres en las que Villalobos ha querido afear a Iglesias su posición respecto de su partido y le asegurado que cuando él ocupe un escaño en el Congresoestaremos de acuerdo en muchas cosas” y que tenga cuidado con las palabras, porque “las palabras ofenden y el tiempo sabes que pasa, que no sabes qué va a pasar con tu partido

Espero que contribuyas a que entre todos seamos capaces de apartar la corrupción” le ha apostillado después, y le ha asegurado además que “los políticos estamos en la realidad y tocamos tierra todos los días

Pablo Iglesias, por su parte, le ha respondido que él no identifica la política con la corrupción, pero que el partido de Villalobos tiene “una mochila con demasiada corrupción y otras cosas feas” y que la política, para él, consiste en “saber escuchar

Iglesias se sienta en el escaño azul

Parece evidente que con este acto Celia Villalobos pretendía ahondar en una estrategia de su partido que ya también resulta conocida, la de acusar a los partidos emergentes de no tener ninguna experiencia de responsabilidad institucional y de ser demasiado “novatos” como para que se pueda confiar en ellos.

Como anécdota, reseñar que durante el mismo acto de celebración del aniversario de la Constitución, el líder de Podemos ha tenido ocasión de sentarse en el escaño azul reservado al Presidente del Gobierno en la Cámara Baja, hecho que ha sido recibido con aplausos por una parte del público asistente.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!