No se sabe muy bien a qué extraña circunstancia, se intuye pero nadie se atreve a confirmarlo, se debe que Rivera esté constantemente en los medios de comunicación. Es cierto que en muchas ocasiones se enfrente a entrevistas halagadoras y a veces esperpénticas debido a la escasez de agresividad que muestran muchos periodistas frente a Rivera. Si a grupos como Podemos, izquierda unida o UPyD se les ataca con dureza y se les pide explicaciones constantemente, cando Rivera aparece la agresividad se relaja. Es algo que quizás piense que le favorece, pero se está extendiendo la idea de que Rivera no deja de ser el Zapatero de Ciudadanos.

El domingo se asistió a la entrevista que le hizo Ana Pastor para el objetivo, por primera vez se pudo asistir a una entrevista de verdad y como resultado salió un Rivera más debilitado que nunca.

Cuando fue preguntado por el asunto de Villegas y sus similitudes con el caso Monedero, Rivera afirmó que no es necesaria una rueda de prensa para su justificación. Algo que a los espectadores les llamó la atención y todo debido a su agresividad frente a Monedero al que si le pedía máxima transparencia y rueda de prensa para justificarse. No es de extrañar que ahora el votante vea raro que para sus compañeros no pida lo mismo, algo que hace que la sombra de ser el “Recambio” del régimen heredado sea su objetivo.

Rivera no sólo ha metido la “pata” en este caso, si se ha erigido como el adalid de la transparencia y la regeneración sus actos muestran lo contrario y no sólo por el asunto Villegas. El asunto que hace referencia al diputado en la asamblea de Madrid, Zafra, quien ocultó el cobro de dos mensualidad del partido en el año 2014 y un posible falseo curricular hace que la sombra de la sospecha de ser un partido para el continuismo político los aceche.

No sólo Ana Pastor, sino en más debates transcurridos a lo largo del fin de semana así como numerosos espectadores y entrevistados, así como fuentes oficiales de diferentes partidos progresistas han mostrado su descontento con la postura de Rivera de limitar las redes sociales en caso de decretarse el estado de excepción.

En algunos casos se ha tachado esta postura de ser una medida autoritaria.

Durante la entrevista en el objetivo Rivera se mostró nervioso, quizás por tener muy presente el rifirrafe tenido con el gran Wyoming días atrás en relación a su ambigüedad y en más de una ocasión apoyó al régimen de Franco. El caso es que son numerosas sombras las que empiezan a rodear al partido de Rivera, si en el caso de la condena del franquismo se muestran ambiguos y a veces más favorables que opositores, son más escándalos los rodean a su partido en Barcelona y Madrid. Si en Barcelona se unió con partido popular y CiU para oponerse a los presupuestos más sociales del ayuntamiento, en Madrid junto con el partid popular han llevado a cabo la misma actitud.

En Madrid existe el agravante de que al unirse con partido popular ha conllevado que ambos partidos voten en contra de que los fondos buitres devuelvan los pisos del IVIMA. Actitud que ha hecho que muchas fuentes los señalen como los mayordomos de los ricos y de las grandes empresas.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!