Muchas son las voces que se han alzado contra el beneficio o detrimento de las televisiones hacia un partido. Se acercan las elecciones del 20 de diciembre y muchas son las especulaciones. Es cierto que a pesar que los debates en los medios privados son muy criticados por ceñirse a veces a la moda partidista, no son menos numerosas las fuentes que afirman que siendo privado son dueños de llevar como tertuliano, invitado o colaborador a quien quieran. Hasta ahí todo puede ser entendible. A pesar que el señor Sánchez, adalid de la democracia afirme con prepotencia implícita cosas como “Rivera e Iglesias lo están haciendo bien, pero luchan por el bronce en las elecciones”.Lo que sí es cierto fue que a pesar de ser el líder que asiste asiduamente a programas de televisión, a medida que llegan las elecciones sus apariciones son cada vez más medidas, e incluso ha declinado alguna entrevista como fue en el caso de Ana Pastor, a cuyo programa no ha querido asistir.

No se sabe muy bien porque, si por miedo a preguntas incómodas, a las que todo político transparente debe someterse para ganar la confianza el votante.

Y es que la aparición de partidos emergentes ha conllevado un cierto sobresalto en el tablero electoral. No es de recibo que a ningún programa de debate vayan los cabezas de partido. Algo que no sólo hacen los dos líderes de los partidos más votados, hasta ahora, sino que ya el señor Rivera hace lo mismo manda a un segundón. No es una actitud ni una sensación individual, varias fuentes han indicado que Rivera ya se siente que está a la altura de los líderes del PSOE y del PP, con lo que hace pensar a muchos ciudadanos si de verdad quiere regenerar la política o simplemente quiere llegar al congreso de los diputados para ser el recambio de los políticos viejos.

En el ámbito de las televisiones públicas es más grave, pues al ser subvencionadas con el dinero de todo contribuyente deberían ser plurales.

Muchas son las fuentes las que proponen un órgano independiente dentro de la televisiones públicas para que no se politicen. Son varias las quejas debido a situaciones como TV3 o RTVCM en el mandato de María Dolores de Cospedal. Situaciones que no sólo pasan en las televisiones públicas de carácter autonómico, sino que en RTVE también se da.

Recientemente hemos podido saber por fuentes cercanas al medio público de carácter nacional que es el mismo consejo del ente público quien pide a la dirección de la cadena que en estas próximas elecciones se procure ejercer una labor neutral e independiente. Todo esto es consecuencia por varios motivos.

En primer lugar se destaca que en la última semana del mes de octubre de los 10 informativos, 6 de ellos comenzaron con una noticia que giraba en torno a Rajoy. Se resalta que en el programa “informe semanal” que hacía referencia al asunto de Cataluña, se dispuso de 19 opiniones y todas ellas eran contrarias a la independencia. Por todo son los mismos trabajadores los que se quejan de la actitud partidista que tiene la cadena pública, y así nos lo han contado afectados y fuentes cercanas.

Actitud que marca el principal objetivo que es perjudicar a la oposición y por otro lado afianzar el bipartidismo. En este último lugar, nos indican las fuentes tratadas que se jugaría “la baza o la carta” de hacer un debate pero a dos, Rajoy por el PP y Sánchez por el PSOE.

Un debate a la vieja usanza, sin la participación de partidos emergente, nuevos y de los demás grupos parlamentarios.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!