En el continente Europeo destacan hasta seis movimientos independentistas, dos de ellos se sitúan en España, el secesionismo catalán y el independentismo vasco. El primero de ellos ocupa la actualidad informativa española con una guerra abierta entre el gobierno de Mariano Rajoy y el de Artur Mas por la consulta soberanista que este último pretende llevar a cabo el próximo 9 de noviembre, en cuanto al independentismo del País Vasco, ha quedado en un segundo plano por la actualidad que ocupa el secesionismo catalán que se ve apoyado por el lehendakari vasco.

Atrás queda la banda terrorista ETA que abandonó las armas en 2011.

El caso de Escocia es uno de los que más destaca en Europa, los escoceses formaban parte de un reino independiente que fue unido al reino de Inglaterra en 1907, hoy en día forma parte del Reino Unido. En septiembre de 2014 los parlamentos de Escocia y Reino Unido llegaron al acuerdo de celebrar un Referéndum con la pregunta “Debería ser Escocia un país independiente? Finalmente se impuso el no. En Italia también llegó a celebrarse un referéndum, en este caso no oficial, fue en marzo de 2014 llevado a cabo en el territorio históricamente llamado “República independiente de Venecia”, el resultado fue un 89% a favor del “Sí”. Las raíces históricas fueron las que motivaron la celebración de esta consulta, ya que el reino de Venecia fue incorporado a territorio italiano en 1866 tras haber sido invadido primero por Napoleón y después de haber formado parte de Francia y Austria.

En Bélgica también existe un movimiento separatista protagonizado por el Partido Nacionalista Flamenco (N-VA) que ganó las elecciones federales en mayo de 2014, de momento más que en la independencia se están centrando en asentar su poder en una Bélgica federal, de momento, sus medidas más polémicas tienen que ver con las políticas antiinmigrantes que buscan evitar que se pierda la identidad belga.

El movimiento separatista de la región de Chechenia de Rusia ha provocado grandes tensiones en Europa. Este territorio, rico en petróleo, pertenecía a la antigua URSS y tras su disolución Yojar Dudayev, ganó las elecciones a la presidencia de Chechenia y proclamó su independencia, Rusia respondió enviando a sus militares al territorio dando lugar a una guerra que finalizó en 1996 entre el líder checheno Aslan Masjadov y el presidente ruso Boris Yeltsin.

Rusia estableció un gobierno provisional y convocó unas elecciones para elegir un representante en este territorio. Esta situación tan solo duró 1 año ya que en 1997 se convocaron nuevas elecciones en las que se enfrentaron de nuevo Aslan Masjajov Aslan Masjadov y el nacionalista Zelimjan Yandarbiev, se impondría el primero con el 59% de los votos, pero murió asesinado en 2005.

En agosto de 1999 comenzó la segunda guerra de Chechenia tras una serie de atentados en Rusia de los que se responsabilizó a terroristas chechenos.

Cuando Putin llegó al poder restableció en gobierno ruso en Chechenia y ofreció amnistía para los terroristas que abandonasen las armas, como consecuencia, Ajmat Kadýrov fue nombrado presidente de la administración prorusa, tras ser asesinado en 2004 le sucedió su hijo Ramzán. Aunque oficialmente los combates terminaron en el año 2002 la tensión ha continuado. Tanto rusos como chechenos han sido acusados de practicar torturas contra rehenes y prisioneros apresados durante estos conflictos, organizaciones como Amnistía Internacional o el propio Consejo de Europa han condenado reiteradamente los hechos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más