El presupuesto participativo es una herramienta de democracia directa o deliberativa, es decir se llegará a soluciones a través de asambleas. Cómo su nombre indica es la gestión del presupuesto de una comunidad, a través de la participación ciudadana sobre los presupuestos o dotaciones económicas que una colectividad tiene o dispone de forma pública. Estas entidades pueden ser ayuntamientos, comunidades, o una nación. La dinámica se resume de la siguiente manera, una entidad pública (por ejemplo un ayuntamiento) dispone de un presupuesto que aplica a una comunidad (por ejemplo el municipio). La comunidad divide el territorio en pequeños territorios (son los distritos).

En cada uno se aplica un presupuesto, la base del gasto público que se gastará en dotaciones. Esa cuantía es la que deben gestionar los propios ciudadanos en la asamblea, dónde proponer y decidir. La dinámica puede partir de distintos polos, de las asociaciones o de la red social ya existente, agrupaciones políticas o por los ciudadanos individualmente. Ellos en asambleas elegirán a los distintos delegados por azar (estos se renuevan cada año). Junto a estas figuras, estarán los coordinadores, que unidos, crearan un equipo motor, o grupo motor (ciudadanos-delegados y coordinadores). Estos grupos guiarán el buen funcionamiento de las asambleas. De esta manera, la ciudadanía organizada delibera sobre las necesidades, gastos y crea propuestas válidas que en el distrito deberán aplicarse.

Los procesos se desarrollan durante un año (el año presupuestario), organizando las propuestas y desarrollando los foros (asambleas y grupos de trabajo) donde se delibera. Al final del año, consensuadas las propuestas se fallarían. Si en la primera asamblea no se llega a acuerdos, se llevarán a cabo diversas asambleas hasta llegar a un consenso, si aun así no se llegará a ninguno, se decidiría por votación.

Una vez que se haya decidido lo que se va a hacer y los presupuestos dotados para cada acción, se presentará un borrador al equipo de Gobierno del distrito, o de la región, en suma la comunidad involucrada en el proceso que los aprobaría, pues es vinculante, el gobierno respetará siempre las propuestas y cantidades establecidas por las asamblea, los ciudadanos articulados en ella.

Particularidades de la metodología en estos últimos tres meses

En el caso particular del Presupuesto participativo del Distrito de Usera, Roomy Arce nos aclara un poco de la metodología, en estos tres meses de proceso. Los grupos motores ya se han constituido en Usera y en Arganzuela, donde ha podido entrar cualquier persona que quisiera. Este equipo puede generar su propio reglamento, la junta lo respetará, y también los compromisos con el equipo y con las asambleas. Se llevarán a cabo tres grandes foros (asambleas) donde podrá entrar todo el mundo. También se levantara una página web donde se podrá realizar propuestas online, además de por otros canales, como correos o la propia junta (el registro de la junta municipal) donde se pueden entregar.

En las asambleas, se priorizarán las propuestas que sean competencias de la junta de distrito. Aquellas que no sean competencia directa, pero que competan a la comunidad o al estado, también las recogerán, todas ellas son útiles…. o aquellas demasiado costosas pero necesarias. Quizás no se puedan asumir en un año pero sí en cuatro.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!