Son muchos los espectadores que anoche se quedaron con una sensación agridulce. Si nadie discute el entretenimiento, los conocimientos científicos y las curiosidades que muestra el hormiguero 3.0, ayer la sensación de ver a un Pablo Motos desquiciado y sin argumentos sobrepasó lo que toda capacidad humana puede soportar.

     No se sabe muy bien a que se debió la actitud del presentador frente a Pablo Iglesias pero mostró su cara menos agradable.

Y es que resulta que a diferencia de cuando van otros políticos u otras personalidades de la alta alcurnia de la sociedad el presentador se mostró más agresivo que nunca y también se mostró sin demasiados argumentos. No se sabe si es porque como dicen nuestras fuentes el salario de Motos que algunas fuentes  lo sitúan en cuatro millones de euros, por lo tanto entra en confrontación con las propuestas de Iglesias y su equipo.

O si por el contrario fue por la afirmación de Iglesias la semana anterior en el Intermedio del Gran Gyoming donde afirmaba que siempre veía éste programa.

    El caso es que mientras en la sexta vimos al Pablo Iglesias más humano y más sincero del que se podía sacar cualquier afirmación e idea, en el Hormiguera hemos asistido a la versión más política del líder de Podemos.

     El programa empezó raro ya sin baile, prosiguió con un Iglesias con intenciones de mostrarse relajado y de llevar a cabo una entrevista de lo más humana posible como así sucedió con Sánchez, Rivera o la vicepresidenta.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Podemos

Por el contrario desde el primer momento Motos empezó ya atacando y con el argumento que se haría repetitivo  “Eso que dices es vivir en el mundo de yupi”. Es cierto que hasta ahora los datos dados por Podemos y su equipo con Iglesias a la cabeza habían sido poco explicativos, pero ayer sin embargo desgranó cada dato porcentaje por porcentaje, número a número y todo argumentado con unos datos que mostraban mucha solidez, a lo que el presentador sólo sabía responderle “Eso que dices es vivir en el mundo de yupi”.

Una vez más Motos mostraba porque año tras año y a pesar del éxito que está cosechando su programa es considerado el peor presentador. Y es que mientras en la sexta supieron sacarle todo el jugo a la entrevista al líder de Podemos ayer nos los espectadores se quedaron con la sensación de que el único objetivo era desacreditar al candidato a la presidencia del gobierno por Podemos.

     El programa  resultó insulso o así lo han afirmado muchos espectadores a través de RRSS y diferentes medios.

Sólo el Monaguillo llevó algo de gracia en un juego de huchas orientales en el que dentro de un programa denso y a ratos aburrido pareció ser algo gracioso. El mago deslumbró con su facilidad de trabajo con la cuerda pero que su monólogo político no caló.

       Se esperaba mucho de esta entrevista y resultó ser un fracaso, no en índice de audiencia, si en la calidad. Lo único que pone de acuerdo a los espectadores es que gracias a la agresividad desmedida del presentador hizo que Iglesias desglosará más contenido político que ningún otro político que antes fue.

Ahora se sabe dato por dato y porcentaje por porcentaje exactamente que las cuentas cuadrarían y se mostró que lo que sucede es que algunos no quieren hacer ver esa posibilidad pues temen perder su estatus.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más