Después del asunto que sorprendió e indignó a los lectores de esta revista y a los de otros más, el diario “El País” descubre ahora otros matices del mismo, que seguro que van a indignar aún más a la gente. Y a menos de un mes de las elecciones generales, sabiendo algunas “costumbres” de la célula policial que se alude en este sórdido caso, no sabemos si dejarán nuevamente suelta alguna nueva revelación que salpique a algún político.

Pues el diario madrileño cuenta hoy que la Policía española, por medio del Comisario Villarejo, habría ofrecido a la familia Pujol la posibilidad de no ser imputados por corrupción si ayudaban a dinamitar el “procés” catalán, es decir, la independencia de Catalunya.

Uno de los hijos de Pujol, Josep, uno de los imputados de la familia ante la Justicia, declaró que en febrero de 2014, él, que vivía entonces en Madrid, recibió la llamada de un abogado para que se reuniera con el Comisario Villarejo en el despacho del letrado. Era pocos meses antes de que Jordi Pujol confesara los millones en Suiza que desataron toda la tormenta judicial contra él y su familia, y la Policía ya tenía sus primeros informes sobre el caso, que ya arrojaban datos demoledores.

Ya allí, siempre según Josep Pujol, y también según cuatro fuentes diferentes, Villarejo le dijo que si conseguía que su padre abandonara la pretensión de abrazar el independentismo catalán, con la frase “Si acabáis con el independentismo, esto acabará pronto”.

Villarejo le habría dicho a Josep Pujol que “Lo que tenemos que hacer es parar esta locura. Nos tenéis que dar porquería de Esquerra Republicana. Lo estáis poniendo en peligro todo”. También le recordó que estaba involucrado con una multinacional “para montar un Ejército catalán”, algo que Josep negó riéndose.

Villarejo habría ido a por Victoria Álvarez, ex pareja de Josep, para que declarara contra él, a instancias de Jorge Moragas, jefe del Gabinete Rajoy. Un caso ya conocido, que llegó en su momento a los extremos más grotescos. Ella contó al Juez Ruz lo de la mochila con billetes de 500 € a Andorra. El abogado que citó a Villarejo y a Josep es precisamente quien lleva los asuntos legales de los negocios privados del Comisario.

Cuando saltó lo de Victoria Álvarez, allá por 2012, también había campaña electoral en Catalunya, donde Artur Mas ya había dicho que lucharía por la independencia de Catalunya, saltaron aquellos artículos en la Prensa, sobre todo en “El Mundo”, salpicando a toda la CDC.

Villarejo es también responsable de una célula policial, que ya contamos aquí. Pero lo más curioso del caso es que el Pequeño Nicolás, sí, el mismo, le involucra en turbios asuntos como que debía dinero, 200.000 €, al empresario Javier De La Rosa, que estuvo en prisión por el caso KIO. El propio empresario dijo en su día que Pujol padre abrió dos cuentas en Suiza, pero no se le hizo caso, hasta que salió lo de Victoria Álvarez.

En una segunda reunión, en octubre de 2014, habría ofrecido Villarejo a Josep “colaboración” después de autoproclamarse el mérito de haber conseguido desvelar el caso. Tanto Villarejo como Moragas no han querido declarar a “El País” sobre el asunto.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!