Después de casi cuatro años de legislatura tratando de ignorar y obviar el problema creado en Catalunya desde que en el año 2012 no consiguiera llegar a un acuerdo con Artur Mas acerca del concierto económico catalán, Mariano Rajoy, quizá queriendo tapar los claroscuros de su gestión con el desafío independentista de dicha comunidad autónoma, parece querer tomar cartas en el asunto de forma drástica y “eficaz”

Por ello, durante una rueda de prensa celebrada hoy en Pamplona ha advertido de que si el Parlament sigue adelante con la proposición presentada la semana pasada por Junts Pel Sí y la CUP en la que se iniciaba el camino a la independencia de Catalunya no dudará en apelar al Tribunal Constitucional para que revoque dicha propuesta y tome las medidas adicionales que crea oportunas.

También asegura el presidente del Gobierno que “el Estado tiene instrumentos suficientes para evitar que se pueda cometer un disparate como el que algunos están planeando” y que las medidas que tomará para evitar que el proceso secesionista siga adelante “serán siempre `proporcionales, conformadas y acordadas con el resto de las formaciones políticas

También aprovechó el momento para volver a reafirmar el valor de la unidad de España y el respeto a las leyes que rigen el Estado: “la unidad nacional, la soberanía, la igualdad de los españoles, el cumplimiento de la ley y el sometimiento de todos al imperio de la ley” y también manifestó su convencimiento de que “no se va a producir la ruptura de España “ y que “España es la nación más antigua de la Unión Europea porque es el país que más tiempo lleva viviendo unido” (sic)

Rajoy en modo electoral. Quizá no tanto

Habrá que comprobar si el electorado conservador perdona al Ejecutivo Rajoy el haber tardado tanto tiempo en dar una respuesta tajante al clima y al problema catalán o sigue huyendo hacia Ciudadanos, que en el tema independentista siempre ha mantenido una postura firme y hostil.

Lo que parece claro es que tampoco puede acusarse al Gobierno de actuar de forma electoralista, pues en el tiempo pre-electoral en que nos encontramos todos los partidos tratan de manejar la situación de forma que les sume votos y no les reste y por otra parte también es cierto que quizás los acontecimientos se están precipitando demasiado rápido y hace falta tomar una postura convincente, sea la adecuada o no.

En esa última apreciación, sin dejar la lectura en clave electoral, quizá sea un punto fuerte para el Partido Popular y le sume apoyos en su propósito de revalidar mandato tras los comicios del próximo 20 de diciembre.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!