Según un informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) España necesita duplicar los esfuerzos para que sus jóvenes desarrollen mayores competencias básicas. En el país, un 24 % de jóvenes de entre 15 y 29 años se encuentran en situación de desempleo, mientras que la media europea es del 16 %.

Y es que el empleo como tal se reestructura a pasos agigantados y las competencias y cualificaciones se vuelven imprescindibles para alcanzarlo. La OCDE ha creado un proceso consistente en 12 pasos que intentan mejorar las aptitudes de la llamada generación “ni-ni”.

Como elemento fundamental y decisivo, la educación obligatoria debe asegurar que los estudiantes de la ESO tengan las competencias suficientes para el empleo inmediato. Formar a los jóvenes para la productividad y la competitividad parece ser el gran desafío de la educación actual.

La propuesta de la OCDE se basa en reforzar la colaboración entre las partes para garantizar la mejoría en los resultados, para esto es necesario financiar un sistema de competencias que sea tanto efectivo como eficiente. Los adultos mayores también son parte del análisis, cerca de 10 millones de ellos no han desarrollado al máximo todas sus habilidades, ni han logrado articular formación con trabajo estable.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!