La Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, con sede en Sevilla, se ofrece como “una herramienta útil” para entender el conflicto sirio. La entidad, que lleva trabajando desde el año 1998 al amparo de la Conferencia de Barcelona de 1995, plantea la creación de “un espacio de diálogo e intercambio en el Mediterráneo”.

Así lo explica Antonio Chávez, coordinador de proyectos de esta entidad, la cual surgió a iniciativa de la Junta de Andalucía y de Marruecos, y a la que posteriormente se le han sumado otros actores internacionales como la autoridad internacional de Palestina. “Tratamos de utilizar la cultura en sus diversas manifestaciones, en su pluralidad, como espacio de acercamiento a esa realidad, para muchos desconocida, que es el Mediterráneo”, detalla el coordinador.

En 15 años de trayectoria son muchos los eventos que han organizado, y en concreto el mes del refugiado surgió al poner sobre la mesa que la Fundación Tres Culturas “no podía quedarse al margen de un drama humano como es el de los refugiados”.

Entre las actividades en torno a este tema se ha realizado un concierto solidario a cargo de un grupo sirio cuya recaudación, de los dos pases, se ha destinado a la comisión española de ayuda al refugiado. Asimismo se ha desarrollado un ciclo de cine, cuyo objetivo era “sensibilizar acerca de esta realidad, de todo lo que supone sentirse ser refugiado”.

Por su parte, el investigador Haizam Amirah Fernándezha impartido una conferencia que ha servido de panorámica para entender qué está sucediendo en Siria, cuál es el origen del conflicto y las principales causas de este éxodo migratorio.

“La idea es servir como in instrumento útil para que la gente comprenda que está pasando en la ribera sur del Mediterráneo, y hacerlo a través de la cultura”, explica Chávez, que agrega: “Mostrar esa pluralidad. El Mediterráneo es un espacio de oportunidad y de entendimiento, pero para que se desarrolle de este modo, tenemos que intentar eliminar los prejuicios y estereotipos, y la mejor manera es hacerlo desde el entendimiento, con la cultura como herramienta”.

“Debemos servir de puente, intentar reforzar los procesos de gobernanza política”, ha añadido el coordinador, que como ejemplo ha puesto el departamento de Oriente Medio: “Siempre se ha intentado que la fundación fuera un cauce para el diálogo político entre israelíes y palestinos, de modo que se reforzaran los vínculos entre sus sociedades civiles, más allá de los problemas bélicos”

Por otro lado, el coordinador de proyectos de la Fundación Tres Culturas ha explicado que a lo largo de los quince años que llevan trabajando sobre el terreno, se han notado algunos cambios sociales importantes que les han marcado.

“El impacto del 11-S con el cambio en las relaciones entre Oriente y Occidente, o las primaveras árabes, que dieron una nueva dimensión del mundo árabe condicionaron las relaciones”, explican desde la entidad, que ven en cada Crisis, una buena razónpara despertar la innovación y afrontar nuevos retos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!