Casi medio siglo después España y Estados Unidos han llegado a un acuerdo para limpiar las zonas contaminadas de la playa almeriense de Palomares. El pacto ha sido firmado por el ministro de Asuntos Exteriores español José Manuel García-Margallo y Jhon Kerry, secretario de estado de EEUU, ambos han tratado que se rehabilitarán los terrenos dañados con la mayor brevedad posible y que las tierras contaminadas serán trasladadas a Estados Unidos donde quedarán almacenadas.

En la rueda de prensa posterior a la firma de este acuerdo celebrada en el palacio de Santa Cruz de Madrid, ambos políticos han querido manifestar la relación de colaboración que existe entre ambos países, Margallo en su intervención ha expuesto que “Ambos países son aliados y socios, confían el uno en el otro y el otro en el uno, juntos tenemos muchas cosas por hacer”. Por su parte Jhon Kerry también ha recalcado las buenas relaciones existentes entre ambos países y ha hecho mención “al `trabajo loable´ de los embajadores de España Ramón Gil Casares y de EEUU James Costos que `han trabajado arduamente´ para este acuerdo que tiene por objetivo "proteger los intereses de España”.

En enero del año 1966 un accidente aéreo dejó marcado el futuro de la playa de Palomares. Dos aviones del ejército de Estados Unidos, concretamente un KC-135 y un bombardero B-52, chocaron sobre la playa almeriense. La consecuencia directa fue la caída de cuatro bombas termonucleares de gran potencia, dos de ellas se pudieron recuperar, pero las dos restantes explosionaron liberando parte de su carga causando importantes daños en dicha playa.

Pasados dos meses del incidente, el embajador estadounidense en España, Angier Biddle Duke, y el ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne se bañaron en las aguas de una playa próxima a la localidad de Palomares con el objetivo de demostrar que el litoral apenas había sido dañado, la imagen dio la vuelta al mundo, pero en ningún momento convenció a los vecinos de la localidad almeriense ni a los expertos que después analizaron el terreno generándose una gran polémica.

La organización ecológica Greenpeace ha sido la primera en pronunciarse tras la firma del acuerdo solicitando que se investigue el estado de la seguridad radiológica en Palomares al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y al Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT). Greenpeace ya estuvo hace un año realizando unas prácticas de protección radiológica en la zona.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más