En el desayuno informativo organizado por Promecal esta mañana en Toledo Page, presidente de Castilla La Mancha, aseguraba que la duda es si será Rajoy o Sánchez el nuevo morador de Moncloa. En su opinión el auge de nuevos partidos o fuerzas no adquiere mayor importancia, ya que todos sabemos que esas son las únicas opciones viables.

Paradójicamente también afirmaba que siente que el ambiente está cargado de buenas y especiales sensaciones, además de verse una búsqueda de cambio y dejar atrás el pasado.

Claro, mi pregunta ahora es: si llevamos desde Adolfo Suárez debatiéndonos entre PP y PSOE y España cada vez va a peor ¿que salga este diciembre el PSOE como ganador qué tiene de cambio?

A juicio de Page "el mejor constructor de puentes en esta situación de crispación territorial" será Pedro Sanchez. Pero seguir rechazando, ignorando o vetando la opinión de miles de catalanes; obviar que los datos de absentismo escolar cada día crecen más; mirar hacia otro lado ante la masiva fuga de cerebros y potenciar, permitir y predisponer la mala situación laboral generalizada no es crear unos puentes muy estables.

Ante la penosa realidad española el presidente castellano cree que "hay gente que cree que lo que se necesita es la radicalidad y el insulto, pero lo que exige coraje político es la moderación", además de señalar que "para cambiar la realidad hay que ser realista". Y sí que es cierto que el PSOE es realista en una cosa: mientras los españoles se hunden en deudas, se agobian por la falta de trabajo, tiran de inventiva para pagar una de las luces más caras de Europa o arañan ahorros y préstamos para darles a sus familiares emigrados una ayuda en esos países donde buscan el futuro que España nos les ofrece, ellos, y con ese "ellos" me refiero a todo político presente o pasado de toda ideología y color, buscan, arañan e inventan nuevas formas de seguir robando, desfalcando y asegurarse pagos mensuales y vitalicios desorbitados.

Y ante todo ello, lamentablemente, le doy la razón al señor Page. Desgraciadamente parece que los españoles no hemos despertado, no hemos sufrido lo suficiente como para ver que el debate no debería centrarse en PP o PSOE, y uno de los nuevos titiriteros que duerma en Moncloa será Rajoy o Sánchez. Una pena.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más