El Museo del Prado expuso en marzo del año 2013una colección de obras del pintor Juan Fernández `El Labrador´, bajo el título “Naturalezas muertas”, para presentar por primera vez la obra completa de un singular maestro de los bodegones del Siglo de Oro español. La exposición, acomodada en una pequeña estancia, contenía alguno de los lienzos ya expuestos en 2006 como “Lo fingido verdadero”. La relevancia que alcanza hoy no es tanto por el valor artístico de la colección como por su turbia procedencia.

Parte de este repertorio de bodegones pertenecía originalmente a Luis Bárcenas, que en 1984 vendió cuatro cuadros del pintor a Rosendo Naseiro por valor de 255.000 pesetas.

En 2006, elBBVA adquiere, por valor de 26 millones de euros, cuarenta obras de la colección de Naseiro para donarlas al Museo del Prado. Esta donación sirvió como pago de impuestos a Hacienda, con el beneplácito del gobierno socialista. La adquisición fue calificada por Miguel Zugaza, director del Prado, como “un auténtico botín”.

A pesar de que casi cada mañana aparece una nueva noticia sobre las actividades del extesorero del PP, y lamentablemente de todos los representates políticos de nuestro panorama actual, escasa es la audiencia que suscitan sus cuadros. Los visitantes del Museo del Prado apenas tienen información alguna sobre el origen de las pinturas de El Labrador. Unos se sorprenden al conocer la relación con Bárcenas, otros consideran que en el mundo del arte siempre hay historias turbulentas alrededor de la adquisición de las obras.

El juez investiga los cuadros

Respecto a esta controversia, ni el director del Museo ni el comisario de la exposición, Ángel Aterido, han accedido a realizar declaraciones. Sin embargo, María de la Peña, jefa de prensa del Prado, señala que conoce "la situación judicial en la que se encuentran los anteriores dueños de estos lienzos.

Lo realmente importante en este asunto es que el Museo del Prado tiene en su posesión una de las colecciones más importantes del autor”.

Elnombre de Rosendo Naseiro vuelve a la actualidad con la supuesta trama de sobresueldos a dirigentes del PP, cuando se conoce su relación artística con Luis Bárcenas, imputado en 2009 en el afamado “caso Gürtel” y de nuevo en los tribunales por los papeles que reflejan una supuesta contabilidad B del partido.

Entre otras pesquisas, el juez Pablo Ruz investiga su cuenta en Suiza con 22 millones de euros. En las cuentas de Bárcenas aparece reflejado un préstamo de 350.000 euros a Naseiro, que el implicado solicitó al PP en 2002 para, según dijo ante el juez, invertir en obras de arte.

La comisaria de exposiciones y expresidenta del Instituto de Arte Contemporáneo, Karin Ohlenschlaeger, apostilla en torno a este asunto que “hay muy poca transparencia en el mercado del arte, lo que puede hacer sospechar que las prácticas no serán siempre limpias y que el caso de Bárcenas no es una excepción”.

"Las transacciones con arte son opacas"

En el mercado del arte, el blanqueo de capital no encuentra muchas trabas dado que las tasaciones son subjetivas y pueden llegar a adquirir precios desorbitados.

Estas operaciones se realizan en efectivo y sin necesidad de transparencia. Con regularidad, quienes negocian con el arte acuden a empresas de subastas. De esta forma a Hacienda le resulta complicado saber el verdadero valor de una obra.Aún quedan variospuntos oscuros sobre la historia de los cuadros de El Labrador y los trasiegos en el mercado negro del arte. Si se prueba que estos negocios llevados a cabo por los dos extesoreros populares fueron ilegales, la reputación de las entidades financieras, culturales y políticas que colaboraron quedaría en entredicho.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!