Las elecciones catalanas si algo han aclarado es que Cataluña [VIDEO]más que estar unida para emprender el camino del nacionalismo, se ha encontrado un territorio dividido entre los que desean la independencia y los que optan a seguir ligados a España.

El plebiscito en cubierto de Artur Mas y los socios de ERC ha quedado en un mensaje del pueblo catalán que ha mostrado por escaso margen un deseo de seguir perteneciendo a España.

Al no conseguir la mayoría se antoja tarea difícil el gobierno de Artur Más para realizar la hoja de ruta que tenia señalada para embarcarse en un proceso de transición hacia la secesión y en la que necesitara de la formación de la CUP para entablar un gobierno estable. La satisfacción la encontramos en la formación de Alberto Rivera que ha conseguido imponerse tanto a PP como a CSP (podemos en Cataluña) y el PSC convirtiéndose en la primera formación en la oposición frente a los nacionalistas.

La fragmentación del voto en entre todas las formaciones de la oposición al independentismo y el desconcierto por la ausencia de un plan B para un programa de gobierno que incluyera la permanencia en España van a ser en las próximas fechas y a la espera de las generales los ejes de debates y los problemas a los que Mas y ERC van a tener que enfrentarse si no dimiten del cargo al no conseguir la mayoría absoluta.

Separándose pierde tanto Cataluña como España, en un escenario así los catalanes se verían marginados a niveles internacionales en relaciones diplomáticas con instituciones trasnacionales, del mismo modo migrarían las empresas a territorio español para eludir el aislamiento de los mercados. El catalán ganaría peso pese a la influencia preponderante a nivel internacional del Inglés y el castellano.

En deportes el peor parado sin duda seria el Futbol Club Barcelona en todas sus secciones que se vería relegado a competir en una liga menor y con el peligro de perder a sus estrellas en busca de una liga de mayor rango. Cataluña podría aspirar entonces a convertirse en la nueva Suiza o el nuevo Mónaco entrando a formar parte del club de paraísos fiscales y convertir su economía esencialmente en cultural, turística y comercial aprovechando el tirón que tiene Barcelona como metrópoli de interés internacional.

España perdería un importante puerto como es el de Barcelona, así como una importante región que se sitúa como uno de los 4 puntos geográficos de España con más incidencia en el PIB (producto Interior Bruto), un importante hervidero de centro de negocios y una importante infraestructura industrial. De igual manera se perdería un paquete importante de patrimonio cultual que actualmente es un atractivo identificativo de la marca España.

La clave de la hoja de ruta hacia la independencia la tendrá sin duda la CUP y a partir de las decisiones que se tomen por parte de este grupo decantara el proyecto soberanista [VIDEO]catalán.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más