Los partidarios dela independencia de Catalunya confirmaron los presagios de los sondeos y obtuvieron una mayoría absoluta clara en el Parlamento catalán con 72 escaños. Junts pel sí, partido que englobaba las candidaturas de Esquerra Republicana y Convergència Democràtica, contará con la representación de 62 diputados en el feudo político catalán, mientras que la CUP, también de ideología secesionista, consigue 10 escaños, triplicando sus resultados de 2012. Entre ambos superan holgadamente los 68 asientos que marcan la mayoría absoluta parlamentaria y parecen esclarecer que el proceso soberanista de la comunidad autónoma cuenta con el apoyo popular y con la legitimación del electorado.

Otro de los grandes triunfadores de la noche electoral fue Ciudadanos, que irrumpió vigorosamente en la cartelera política catalana al obtener 25 escaños y posicionarse como segunda fuerza política, consiguiendo hasta 17 escaños más que en los anteriores comicios. El partido, representado por Inés Arrimadas, será la punta de lanza contra las tendencias separatistas de la elipse parlamentaria, por delante de PSC y PP, que se quedaron con 16 y 11 escaños respectivamente. La coalición formada por Catalunya sí que es pot, que engloba a Podemos, ICV, Esquerra Unida y Equo, obtuvo los 10 escaños restantes. Los resultados de la coalición encabezada por el partido de Pablo Iglesias no han dejado buen sabor de boca y así lo ha hecho saber Íñigo Errejón, secretario de política y campaña del partido, al señalar que “no han cumplido las expectativas” y que por lo tanto “toca reflexionar”.

Si la contabilidad se centra exclusivamente en los votos, las opciones secesionistas siguen en cabeza cómodamente. La suma de las entidades que abogan por separarse de España (CUP y Junts pel sí) suman casi un 48% de los votos escrutados, mientras que las fuerzas claramente unionistas (PSC, PP, Ciudadanos y Unió, que no obtuvo representación parlamentaria) obtienen cerca de un 42%.

El 10% restante se reparte entre las formaciones que se han mantenido neutrales al proceso separatista, especialmente Catalunya sí que es pot, que acumula aproximadamente un 9% de los votos.

Además de por los resultados, éstas Elecciones a la Generalitat pasarán a la historia por la altísima participaciónde la ciudadanía.

Más del 77% del censo electoral ha querido tomar parte en unas votaciones que se aventuran históricas y que pueden marcar un antes y un después en la relación entre Catalunya y España.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!