Porprimera vez en la historia de nuestro país, un bloque político con posibilidades claras (según los variadossondeos le daría una mayoría absoluta con los escaños de la CUP) de ganar, plantea una decisión política de calado con respecto el dibujo del estado español. Poner a funcionar una maquinaria soberanista, que concluya con la independencia de Cataluña. Al menos a priori, es la apuesta esgrimida por Junts per el Sí (lista encabezada por Raúl Romeva) y la CUP, que aunque no forma parte de la gran coalición entre Convergencia y ERC, si que apoyaría, en el caso que sus escaños fueran necesarios, una mayoría independentista.

La CUP, daría el apoyo en escaños pero negaría el voto a Mas como presidente en el parlament, según fuentes de su candidato para estas Elecciones Antonio Baños.Las políticas económicas y sociales de Masestándistanciadas de la CUP, pero sí estan por la independencia.En estas votaciones se ha redirigido el discurso de la situación económica y los asuntos de corrupción del gobierno de Convergencia hacia el asunto plebiscitario. Desde luego es un acierto de comunicación política por parte del Gobierno actual, alejar del discurso político de los problemas del paro, y sobre todo las privatizaciones: Prou retalladas.

La CUP plantea la propuesta política, junto a Catalunya sí que es pot que apuesta por un movimiento desde abajo, municipalista y vecinal, proponiendo la participación ciudadana, más allá de la propia propuesta soberanista.

Catalunya sí que es pot, con la confluencia de Podemos, ICV, Esquerra Unida y Alternativa y Equo, bajo el candidato Luis Raball, que fue el presidente las asociaciones vecinales de Sabadell, también tiene como motor la participación ciudadana, la apuesta por los municipios. Respecto a la opción independentista de Catalunya sí que es pot no es partidario de la baza soberanista de Junts per el sí, pero sí de otro proceso, donde se dé la capacidad para poder decidir por la autodeterminación.

La plataforma cree en el carácter plurinacional de España, siendo posible un anclaje federal o confederal de Cataluña en el resto del estado.

PSC, de Miquel Iceta, que retoma el discurso federalista, pero haciendo hincapié en el malísimo mandato económico del gobierno Mas, con varias sedes embargadas, y proponiendo un plan de choque contra el paro.

Frente al independentismo, los socialistas plantean que la sociedad no se puede fragmentar y también desmienten a la coalición soberanista sobre su postura ante Europa. El mensaje del miedo ha entrado en la campaña… Cataluña en una hipotética salida de España perdería su estatus y debería esperar el vagón de cola para volver a entrar en la UE

Ciudadants entraría con mucha fuerza en estas elecciones como segundo partido en el hemiciclo, quitando votos al PP, que perdería bancada, partido que baja considerablemente según todos los sondeos y también Unió, casi residual. Recojo las palabras de Jordi Évole para el periódico de Catalunya esta semana, en su artículo, el disputado voto del señor Antonio (21-09-2015), cerrando el texto con un más que concluyente… “ joder con lo fácil que era votar al PSUC”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!