Refugiados Bienvenidos es una plataforma de carácter ciudadano, su objetivo es crear y fomentar la “cultura de bienvenida”. La iniciativa surgió en Alemania y tiene epicentros en Austria y España, mientras que otros países de la Unión Europea buscan la manera de implementarla.

Refugiados Bienvenidos nació a partir de una habitación libre y la buena intención de dos compañeras de piso. No ha sido una mera iniciativa para ocupar el espacio, sino que ha ido mucho más allá. “Estamos convencidos de que los refugiados no deben ser estigmatizados y excluidos al ser alojados en masas. Buscamos ofrecerles una cálida bienvenida”, aseguran desde la plataforma que aboga por “una cultura más humana”.

La nueva solidaridad no busca, solamente dinero, sino que intenta comprometer a la ciudadanía desde una perspectiva de par, de igual. Dentro de la colaboración requerida se solicitan compañeros de paseos por la ciudad, gente que enseñe el idioma y cocinillas que cedan su tiempo para hacer la compra y adentrar a los nuevos vecinos en la escena culinaria local.

Desde la organización prefieren que los pisos siempre sean compartidos, para fomentar lazos entre los recién llegados y la sociedad que los recibe.

El equipo alemán, que lleva recaudado 140.000 euros y cuenta con más de 60 voluntarios, está formado actualmente por 4 integrantes que rondan los 30 años. En España, el movimiento lleva apenas 12 días de vida y prefieren no centrar la difusión en la individualización de los gestores, sino enfocarse en el trabajo conjunto, especialmente el de la ciudadanía.

Ayer sábado, han movilizado, en conjunto con otras plataformas de colaboración ciudadana, a más de 7.000 personas por las calles de Madrid en una manifestación en pro de los refugiados sirios.

El funcionamiento es simple, desde Refugiados Bienvenidos explican “sólo necesitamos unos pocos datos sobre la situación del voluntario.

En colaboración con una organización que trabaja con refugiados lo ponemos en contacto con alguien que haya tenido que huir de su país y que viva en la misma ciudad y lo ayudamos a encontrar el modo de financiar el alquiler del refugiado con el que vivirá”.

El movimiento asegura que luego de establecer el contacto inicial, entre el refugiado y su nueva casa, mantienen el apoyo y la comunicación.

Al ser consultados sobre la respuesta de la gente, responden sorprendidos “detectamos en las inscripciones muchas profesionales del trabajo humanitario, (traductores, psicólogos, antropólogas) ofreciendo su ayuda personal. Es algo que escapa de nuestra idea original, la de compartir vivienda con refugiados”. Y es que la idea original ha obtenido tan buena acogida que también sobrepasó las cifras estimadas. “Se han registrado 350 viviendas en 24 horas”.

El formulario de inscripción, al que se accede desde las redes sociales ha puesto a la plantilla de la plataforma a trabajar extra para no descartar ningún ofrecimiento y encontrar una respuesta a esos ofrecimientos.

La alcaldesa de la ciudad ha mostrado su apoyo a esta manifestación y a ha sido de los primeros políticos en mostrar interés en acoger refugiados.

Esta semana ha ordenado colgar, desde los balcones del Ayuntamiento, una bandera con la frase “Refugiados Bienvenidos” y ha declarado a Madrid “ciudad refugio” con una partida de 10 millones de euros.

Manuela Carmena es una conocedora de primera mano del alcance de las iniciativas populares. Gracias a éstas, Carmena ha logrado una compaña publicitaria a coste cero y con excelentes resultados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!