Tras la victoria de Junts pel  en los comicios del 27S, en los que consiguieron mayoría pero no absoluta, ahora toca buscar socios para formar gobierno. 

Con los resultado de las Elecciones, el primer pacto que se vislumbraba era el de Junts pel Sí con la CUP. Entre ambas listas suman 72 diputados (62+10) lo que significaría la mayoría absoluta necesaria. Sin embargo, la intención de Junts pel Sí es que Artur Mas, número 4 de la lista, sea el President de la Generalitat, lo que no convence a la CUP. 

La lista encabezada por Antonio Baños ya ha dejado claro que apoyará a Junts pel Sí en todo lo que concierna a acercar la independencia de Catalunya, pero ha declarado que no facilitará la investidura de Artur Mas.

Anuncios
Anuncios

La CUP pone unas condiciones a Junts pel Sí para recibir el apoyo de cara a la elección del President, entre las que puede estar que no sea Mas el candidato. Se habla que podrían exigir que sea otra persona la elegida, siendo Raül Romeva el que más números tiene. En la figura del número 1 de la lista soberanista se puede encontrar a quien establezca un consenso entre Junts pel Sí y la CUP, sin perder de vista el papel que pueda jugar Oriol Junqueras, número 5 de JxSí y líder de ERC.

Discurso de celebración de Junts pel Sí
Discurso de celebración de Junts pel Sí

No obstante, parece complicado que Artur Mas acceda echarse a un lado en la carrera por la presidencia, por lo que hay que tener en cuenta la posible oferta a la CUP de incluir a alguno de sus miembros en el Govern (vicepresidencia o cargo de importancia para Antonio Baños). Aunque la hoja de ruta y el talante de la CUP puede hacer difícil pensar que acepten una propuesta así.

Por otro lado, tanto JxSí como la CUP, son conscientes que entre ambos no suman la necesaria cifra del 50% de los votos ya que se han quedado en el 48%.

Anuncios

Cabe resaltar que, si bien los soberanistas no llegan al 50%, los unionistas tampoco lo alcanzan, sumando sólo el 39% de los votos ya que no hay que contar a Catalunya Sí que es pot dentro de las listas contrarias a la independencia, ellos mismos así lo han asegurado. De esta manera, en porcentaje de votos, habría un 48% pro-independencia, 39% contra-independencia y un 11% más que se podría definir como abstención (más el 2% restante que se reparten los partidos minoritarios).

De hecho, aunque no integre la independencia como objetivo principal en su programa, se asocia a Catalunya Sí que es pot con los simpatizantes de la secesión (sus líderes así lo han manifestado siendo partidarios y defensores del Sí-Sí en la consulta sobiranista del 9N del 2014), cosa que los separatistas saben. De ahí que hayan empezado ya a sondear al partido liderado por Lluís Rabell de cara a futuras declaraciones pro-sobiranistas o para apoyar la convocatoria y defender el Sí en un Referéndum no muy lejano.

Anuncios

Por lo tanto, como ya se intuía antes del 27S, el camino es incierto. Lo que está claro es que viendo los apoyos recibidos en las elecciones, las fuerzas sobiranistas seguirán luchando para lograr la creación de la República Catalana o, como mínimo, la realización de un Referéndum legal con una pregunta clara y específica para dilucidar una respuesta inequívoca del pueblo catalán. 

Haz clic para leer más y mira el vídeo