“Ha habido un empeoramiento del sistema sanitario, como resultado de una política de recortes y de la situación durante este periodo”. Así lo confirma el informe anual ‘Los servicios sanitarios de las comunidades autónomas’, correspondiente a 2015, presentado esta semana por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), y tal como lo explica desde la misma, el doctor Marciano Sánchez Bayle.

FADSP señala que desde 2009 el recorte ha sido de entre 15.000 y 21.000 millones de euros menos de presupuesto. Una caída que en comunidades como Cataluña, Castilla La Mancha o Extremadura ha sido mayor, puesto que esta “política de recortes y privatizaciones se ha aplicado de manera más intensa”.

Ante estas diferencias, la FADSP defiende la elaboración de un Plan Integral de Saludpara el conjunto del Estado, "que identifique las necesidades de salud de cada territorio".

Una situación cuya esperanza de mejora la ponen en los nuevos cambios políticos. “Desde 2009, la situación ha ido empeorando, en la misma línea pero sumándose cada año peores cosas. Nosotros pensamos que es razonable esperar un cambio, sobre todo en las siete comunidades autónomas en las que ha habido un cambio de gobierno y han mirado, más o menos, hacia la izquierda. Estos se han comprometido todos a mejorar y potenciar los servicios públicos, entre ellos, la sanidad; y si lo cumplen sería una mejora sustancial”, destaca el doctor Sánchez, que añade que no hay que olvidar que para finales de año están previstas unas elecciones generales “y si se produce un cambio en el gobierno, mejoraría la situación sanitaria”.

“Hay tres niveles de competencia para que las cosas funcionen bien: las comunidades autónomas, el Estado y la Unión Europea. La situación económica crea el marco donde se pueden producir estos cambios”, apostilla.

Donde más se han notado estos recortes es en el la disminución de recursos humanos, donde además de cuantitativo, se ha producido un empeoramiento cualitativo, en relación a “sus condiciones de trabajo”.

Esto ha afectado de manera directa al servicio, “especialmente en lo que respecta a las listas de espera”. Así, desde la FADSP señalan por ejemplo que si en 2009, un 13,10% de la población pensaba que las listas de espera habían empeorado, esta cifra ha aumentado en 2014 a casi un 39%. “Ha habido cierres de muchos recursos como camas o quirófanos o puntos de atención continuada y, además, se han incrementado de manera muy notable las listas de espera, y si no han aumentado más es porque el trabajo está saliendo como un sobreesfuerzo de los trabajadores que aún continúan en el sistema sanitario público”, destaca el doctor Sánchez.

El facultativo destaca que además “la falta de transparencia en los datos de funcionamiento del sistema sanitario” es uno de los aspectos que más les preocupa desde FADSP. “Esto dificulta mucho cualquier evaluación y parece poco razonable, pues el sistema sanitario lo pagamos todos los ciudadanos, y por lo tanto, los datos deberían de estar accesibles y actualizados, ya que los sistemas informáticos lo permiten”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!