Patricia Simón es integrante de la Red Asturiana de Familias de Acogida de Refugiados, una plataforma que comenzó hace dos semanas, como respuesta social y comprometida ante la crisis migratoria.

¿Cómo surge la plataforma Red Asturiana de Familias de Acogida de Refugiados?

Surge como una respuesta ante la impotencia que estábamos viviendo por el discurso del regateo de las cuotas y decidimos que con la impotencia e indignación no se llega a nada. Sabemos perfectamente que las personas no estamos formadas para acoger refugiados y que además no es nuestra función, sino que es un deber del Estado, pero cuando comenzamos con esta Red no estaban las instituciones abriendo el debate.

Estábamos en un momento en el que decía que España ya había hecho suficiente esfuerzo. Con una crisis humanitaria de esta magnitud había que dar el paso de hacernos corresponsables.

¿Cómo se pone en marcha la Red?

Creamos una página en Facebook y nos dimos cuenta que al igual que nosotros, había muchísimas personas que también estaban indignadas y se sentían impotentes con actitud del Partido Popular y tomaron la decisión de convertirse en familias de acogida. Quienes no tenían lugar en su casa nos ofrecieron apoyo económico, manutención, ropa y también profesionales que ofrecen sus conocimientos como psicólogos, abogados, etc.

¿Cuántas personas hay en la Red?

Ahora mismo tenemos a más de 1.100 personas en esa Red.

La mitad de ellas lo que ofrecen es viviendo, la mayoría dentro de sus casas. La otra mitad ofrece otro tipo de apoyo social.

¿Cómo funciona?

El sistema es muy sencillo, desde Facebook y luego un cuestionario digital donde la gente podía apuntar que tipo de ofrecimiento hacía y eso generó una base de datos automática.

Lleva muchísimo tiempo y esfuerzo, pero es una herramienta muy poderosa de presión política. Ahora mismo lo que estamos haciendo con la Red es presión política.

¿Cómo es el trabajo que realizan?

Nosotros somos parte en el engranaje de las Comunidades Autónomas, las ONG´s y los ayuntamientos. Si de repente el Gobierno de España da marcha y dice de repente “aquí no va a entrar nadie”, entonces tendremos que desarrollar nuevas estrategias, pero ahora mismo es presión política.

¿Cuáles son los próximos pasos?

Nosotros esperamos que no sea necesario porque entendemos que tiene que haber recursos suficientes para que estas personas puedan vivir de una manera autónoma y con todos los cuidados a nivel de recuperación psicosocial, inserción social y laboral, escolarización y acompañamiento. Pero si fuera necesario lo que haríamos para empezar es ver que familias tienen, a priori, una disponibilidad superior y más larga, porque cuanta más estabilidad le podamos dar a estas personas, mejor. Luego esperamos contar con apoyo de trabajadores social, para que hagan las entrevistas personales y constatar que se cumplen todos los requisitos y por último evaluar las situaciones. Por ejemplo, si llegan menores no acompañados, la tutela la tiene que adoptar la Comunidad Autónoma y luego empezaremos a hacer la selección de familias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!