Desde diversos sectores se lanzan duras críticas al presidente de la Comunidad catalana Artur Mas y al presidente del ejecutivo español Mariano Rajoy, considerando que son los individuos menos acertados para dirigir y solventar el problema sececionista catalán. Recientemente en su programa de la Sexta "El Intermedio", el Gran Wyoming analizaba en clave de parodia la mala gestión de los dos presidentes "una conjunción astral ha provocado que estemos bajo dos grandes peligros: Rajoy y Mas" titulaba el skech, los dos peores presidentes en el peor momento posible.

Artur Mas

La base para criticar a Artur Mas la tomaba Wyoming de un artículo, que publicó el 20 de septiembre en el diario El Pais el escritor Xavier Vidal-Folch, titulado "El peor presidente de Cataluña", en él acusa a Mas de haber dividido a la Nación catalana, quebrando la complicidad que existía de modo implícito desde la época de la Transición.

De reavivar "los viejos demonios" del centralismo y de acentuar la fobia de ciertos sectores de la sociedad española hacia la catalanidad. Valoradespués su actuación como presidente comentandoque es un periodo destacable por el índice de corrupción y por la mínima obra legislativa. Cataluña ha pasado a ser la duodécima comunidad en gasto educativo, reduciendo no sólo docentes sino también gasto por alumno. Estableciendo recortes en la sanidad pública y potenciando la privada y duplicando la deuda heredada. En definitiva empeorando la vida de los catalanes reduciendo su poder adquisitivo.

Mariano Rajoy

Por otra parte Mariano Rajoy tampoco queda exento de las críticas, incluso desde dentro de su propio partido, ante los resultado obtenidos el ex-presidente español y actual presidente de la fundación FAES, Jose María Aznar, no se ha mordido la lengua "el PP está situado de la peor manera posible.

Tu rival de izquierda fortalecido, tu espacio mermado, los secesionistas van a continuar". Hay quienes acusan al presidente del gobierno de haber ignorado durante demasiado tiempo el problema catalán, como si fuese a solucionarse sólo, ciertos sectores incluso apuntan que le beneficia de cara a las próximas elecciones generales.

Por otro lado sus propias declaraciones "me gustan los catalanes porque hacen cosas" o "un plato es un plato y un vaso es un vaso" no le dejan en muy buen lugar.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!