El 27S llegó. Contra viento y marea llegó. El momento de escuchar al pueblo llegó. La moneda se lanzó al aire y apenas a unos minutos de que suenen las campanadas de media noche, Junts pel ha ganado las elecciones con 62 escaños con más del treinta y ocho por ciento de los votos a su favor. Pero no sólo han ganado ellos, sino la CUP ha ascendido de manera astronómica consiguiendo diez escaños a diferencia de los tres obtenidos en las elecciones de 2012.

También ha ganado Ciutadans que ha conseguido 25 escaños tras los nueve que consiguieron en 2012.

Los grandes perdedores PSC, con la pérdida de 4 escaños, PP, con la pérdida de 8 escaños, y la coalición que es Pot, con el descenso de 2 escaños.

UDC se ha quedado fuera del parlamento de Cataluña al no llegar al 3% de los votos.

Ahora toca mirar los tantos por ciento y reflexionar con cabeza y sentido común. Si se buscaba una respuesta plebiscitaria en las urnas de Cataluña, sin animo de amargarles la victoria a los ganadores de las elecciones, el No ha salido también triunfante. Un no, pero no a la evolución y al progreso.

Ha sido un no contra la división. Ha sido un no de un pueblo cansado de ese inmovilismo. Ha sido un no a políticas bipartidista del ayer. Ha sido un no a las políticas del miedo.

¿Quién será el President de la Generalitat de Catalunya? Mas no lo podrá ser, no con sus sesenta y dos escaños pese a ser los ganadores. La CUP ya ha dicho que no apoyará a Artur Mas como presidente. Necesitando 68 escaños para poder gobernar… ¿A quién se arrimaran para conseguirlo?

Pero no sólo no podrá ser presidente Artur Mas.

Para poder tirar hacia delante su proyecto político de independencia, le harán falta dos tercios del Parlament Català. Es decir, noventa de los ciento treinta y cinco escaños. Si ya le va a resultar arto complicado llegar a ser investido como presidente tras estas elecciones, imaginad el proceso, no sólo largo y tortuoso, que van a tener que soportar para poder alzarse con ese SÍ tan deseado que era el estandarte principal de su campaña política para estas elecciones.

Una cosa ha quedado más que clara: tras los votos (47,8% a favor del Si y 52,2% a favor del No), ahora ya no cuenta ni los mismo.

Ahora mismo, el propio Mas en una entrevista a TV3 se desmarcaba cuando el presentador del programa le hacía esta pregunta: Si el 27S era un acto plebiscitario,… ¿Qué cree que le dirán desde Madrid los otros dirigentes de los partidos Españoles al ver el resultado? Artur, como ya nos viene molestosamente demostrando, ha respondido que a todos aquellos que utilicen los votos de estas elecciones en contra cuando ni siquiera les han autorizado a la consulta, es que no saben ni lo que se dicen (parafraseando al hasta ahora President de la Generalitat de Catalunya).

Lo que está claro es que mañana será 28 de septiembre. Que queda mucho camino para conseguir lo que el pueblo desea. No a los recortes. No a seguir apostando por una sanidad y educación paupérrima e insuficiente. Stop desahucios y sobretodo con cientos de pisos cerrados e inhabitados. A leyes contra las mujeres. Se acabó una mentalidad troglodita. Les guste o no, algo ha cambiado hoy. ¡No al pasado! Hoy es presente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más