Con las próximas elecciones generales a la vuelta de la esquina, algunos medios publican previsiones de intención de voto en las que serán unas de las elecciones más reñidas de todo el proceso democrático, al tener lugar en el epicentro de una grave crisis económica y política y al estar presentes por primera vez nuevos partidos emergentes como Ciudadanos y Podemos.

Según se infiere de la información publicada por los medios, el PP estaría recortando distancias con el PSOE para gobernar en las próximas generales. Por lo visto, pese a tener una buena posición, no obtendría la mayoría de la que está disfrutando a lo largo de esta legislatura y tampoco tendría los votos suficientes para pactar con el partido que está considerado como el más proclive a aceptar gobernar en conjunto con el PP, que sería Ciudadanos.

Así las cosas, la primera posición en intención de voto sería para el PP, seguida del PSOE, al que entraría al ruedo en tercera posición el partido de Pablo Iglesias, Podemos. Albert Rivera y Ciudadanos entrarían en cuarta posición en intención de voto, a lo que seguiría Izquierda Unida.

Frente a las voces que indican una ruptura o quiebra del bipartidismo, lo que las últimas encuestas señalan es que se ha reforzado a pesar de la crisis que sufrió los últimos meses, en los que parecía que Podemos y Ciudadanos vendrían a romper con una tendencia vigente desde la Transición.

Los medios señalan también como desde junio PP y PSOE se han visto reforzados en intención de voto, mientras que los nuevos emergentes han perdido apoyos. El hecho de que sean partidos ciudadanos, nacidos del poder popular, unido a las campañas que se han originado en los medios de comunicación y a los diferentes pactos que se han elaborado para gobernar tras las elecciones autonómicas quizás hayan influido en esta pérdida de popularidad de los partidos emergentes.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Podemos

Se dibuja así un difícil horizonte para cualquiera de las opciones tradicionales en el tablero después de las generales, ya que ni los apoyos de PP y Ciudadanos garantizarían que Rajoy fuese investido presidente, ni los apoyos de PSOE y Podemos garantizarían la investidura de Pedro Sánchez.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más