La inmigración irregular es uno de los temas que más preocupa a los gobernantes, mientras Europa se ve desbordada por oleadas migratorias por todas sus costas, EEUU ostenta un candidato a presidente que hace de la lucha contra los indocumentados su caballito de batalla. Sin embargo, la migración legal, es decir aquella que está regulada, continúa su marcha y marca, de alguna manera, el rumbo político de un país.

El Instituto Nacional de Estadística ha emitido el pasado 25 de junio las cifras respecto a inmigración y emigración hasta el 1 de enero del 2015. Los primeros datos provisionales que se han vertido aseguran que la población residente en España disminuyó en 72.335 personas durante el pasado año, siendo su población actual de 46.439.864 habitantes.

El número de extranjeros mermó considerablemente en 229.207, mientras que el número de españoles aumentó en 156.872 personas. Para los analistas, en estos resultados ha influido la adquisición de la nacionalidad española otorgada a 205.870 residentes.

Durante 2014, España registró un saldo migratorio negativo de 102.309 personas, casi un 60 % menos que durante el 2013. Sí ha aumentado la Inmigración, pese a no ser una época favorable, los extranjeros que optaron por vivir enel país fueron un 9,4 % más que el mismo período del año anterior. La emigración descendió en un 23 %, lo que vuelve esperanzador el panorama laboral.

En números exactos, se traduce en 78.785 españoles que emigraron, de los cuales 50.249son nacidos en España.

Con respecto a los extranjeros hubo 265.757 inmigrantes durante el 2014.

La población continúa descendiendo a causa de registrar menos nacimientos que defunciones y del saldo negativo que presentó la migración. El registro observó que ingresaron al país con fines de residencia 307.035 y emigraron al extranjero 409.343 personas.El total de población extranjero que habita el país, según los datos del El Instituto Nacional de Estadística es de 4.447.852 personas.

Las nacionalidades que, en mayor medida, han abandonado España durante el último año han sido las correspondientes a Ecuador, Marruecos y Colombia. Con la partida de residentes ecuatorianos, la nacionalidad que ahora encabeza la mayoría de extranjeros en tierras españoles es la rumana con 707.284. Pese a posicionarse primero en la tabla de residentes extranjeros también se ha notado la emigración, en el 2013 la población rumana era de 728.253 habitantes.

Por el contrario, las tres nacionalidades que mayor flujo migratorio han reportado son Rusia, Venezuela y Honduras. Las sucesivas crisis en Latinoamérica y la facilidad para conseguir los permisos de residencia hacen de España un territorio deseado. La población con nacionalidad española que llegó durante 2014 procedía, principalmente, de Venezuela, Francia y Cuba.

Le siguen a Rumanía, las comunidades de origen marroquí, inglesas e italianas. Polonia y Argentina son los países que menos residentes presentan en España actualmente. Argentina tiene una población de 73.362 y Polonia de 68.203, cerca de 18.000 personas menos que el año anterior.

El 13 % de la inmigración que recibió el país durante el 2014 tenía nacionalidad española, unas 41.278 personas.

Por otro lado, de los que decidieron marchar al extranjero solo un 19 % eran españoles o nacidos en España.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!