A veces, los padres pueden ser los peores lastres para los hijos. Rosa Díez, la hasta ahora y desde el principio líder, fundadora y portavoz del "partido magenta", es la madre del mismo, y la paternidad se la podríamos atribuir, entre otros pero principalmente, a Carlos Martínez Gorriarán, uno de los principales ideólogos, fundadores del partido.

Rosa y Carlos son de convicciones firmes, valientes, curtidos en mil batallas en territorio hostil durante muchos años para los defensores de la libertad y la justicia, el País Vasco, nunca se acobardaron ante los criminales etarras contra los que dieron la cara a pecho descubierto.

Ese valor y convicciones les hicieron capaces de crear un nuevo partido, UPYD, desde la nada, crecido contra viento y marea del todopoderoso bipartidismo, contra su poderío mediático y su tramposa ley electoral.

Con mucho entusiasmo y trabajo, en pocos años consiguieron implantar un partido nacional, en todo el territorio español. Se consiguió el escaño en el Congreso para Rosa Díez y en el parlamento vasco para Gorka Maneiro, se batieron el cobre como nadie en defensa de las libertades, los derechos y la igualdad de todos los españoles. Lo hicieron con un par, ambos, como llaneros solitarios en medio de parlamentos abiertamente hostiles hacia ellos. Ejemplo claro de lo que es coherencia, decencia y valor parlamentario es que Gorka Maneiro Labayen, vasco él, donostiarra, UPYD en el parlamento vasco, llevase a dicho parlamento la propuesta de supresión del Concierto Fiscal Vasco, ese sistema injusto que hace de la Comunidad Autónoma Vasca (y también de la foral Navarra), comunidades injustamente privilegiadas.

Por supuesto, Gorka fracasó en el empeño, pero es muy significativo y esclarecedor de la altura moral de las personas que representan a UPYD el ser los únicos que se han atrevido a pelear contra esta flagrante injusticia.

Esta actitud de coherencia política y coraje personal consiguió ser apreciada por los votantes y en 2011 Gorka Maneiro y Rosa Díez dejaron de ser llaneros solitarios.

En 2011, además de representación en muchos ayuntamientos y comunidades, como en Madrid, Nacho Prendes consiguió un escaño decisivo en Asturias, y en las generales, 1.200.000 votos hicieron que UPYD consiguiese en el Congreso un grupo parlamentario de 5 diputados, a pesar de la tramposa y probipartidista ley electoral.

A partir de ahí UPYD empezó a dejar de ser el partido de Rosa Díez. Además del mediático (en el Congreso y en Twitter Toni Cantó, del trabajo más que serio de señores como Luis de Velasco en las instituciones, el abogado Andrés Herzog era la pesadilla en los tribunales de estafadores como los de Bankia. Y sobre todo, crecía la figura de una parlamentaria brillante, joven, sensata, culta, dialogante a la vez que curtida en mil debates: Irene Lozano

UPYD ha sido esta legislatura el principal enemigo del bipartidismo, los debates más crispados de PP y PSOE no han sido entre ellos, sino contra UPYD. Pero también del populismo naciente, a quien le hacían escraches los alumnos de Pablo Iglesias en la universidad era a Rosa Díez.

Pero por la brecha abierta por UPYD se han colado Ciudadanos y Podemos. Especialemte traumático para UPYD el caso de Ciudadanos. C's nació antes que UPYD, los fundadores de UPYD no quisieron ser de C's. y son partidos diferentes. Durante años los de Rivera han intentado la confluencia, UPYD se ha negado y ha quedado sola. Sin amigos y enemigo de todos. Será lo que habrá que arreglar ahora.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!