El pasado fin de semana ha estado marcado por la celebración del Orgullo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexualidades) en todo el país, a la que se le ha sumado la euforia por la aprobación delmatrimonio igualitario en los Estados Unidos. De estos colectivos es, sin embargo, probablemente el de los transexuales el que más difícil lo tiene aún, para comenzar porque aún se le considera, como ocurrió en su día con la homosexualidad, una enfermedad.

Una situación legal que se pelea por cambiar. De ahí que muchas ciudades hayan decidido dedicar a este colectivo la jornada de reivindicación.

Además, en lugares como Canarias se ha focalizado aún más, centrándose en los menores transexuales, bajo el lema, por segundo año consecutivo ‘Con la T por bandera. Menores trans por sus derechos’.

“Han sido muchos años, décadas, para respirar aires de libertad, y hoy con la memoria de Pedro Zerolo”, recordó la actriz y política Carla Antonelli, durante la celebración de la manifestación del Orgullo LGTB en Las Palmas de Gran Canaria. La protagonista de El Viaje de Carla –un documental biográfico dirigido por Fernando Olmeda y basado en su vida– se unió a la celebración por los derechos alcanzados, pero recordó la necesidad de seguir en la lucha. “Este año es el año que sin duda más banderas LGTB, y encima la primera vez la bandera trans, se han levantado en todos los ayuntamientos”.

“Este año hemos querido sumar a todos los jóvenes, que tienen un compromiso con la igualdad, junto a los menores trans y sus familias, que iban en la manifestación súper empoderados, y de la mano, codo con codo, con todos los representantes de las instituciones, desde el alcalde hasta la vicepresidenta del Cabildo”, apunta Pablo Almodóvar, presidente de Gamá (Asociación de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Gran Canaria), quien reconoce que es “una reivindicación más que necesaria para denunciar públicamente que la transexualidad sigue considerada una enfermedad mental”.

Pablo Almodóvar explica en este sentido que hace unos años centraron su atención en los menores transexuales, que actualmente regula la Ley de Identidad de Género. “Se trata de una ley en la que no se regula la situación de las personas migrantes ni los menores, y de ahí que empezáramos una línea de trabajo importante que nos llevó a presentar el año pasado en Canarias una ley de no discriminación para las personas transexuales, que pudimos aprobar en el mes de noviembre y que entendía por fin la realidad de los menores y todo lo que había que luchar al respecto”, ha explicado el activista, que señala que debería de ser “algo prioritario que precisa de medidas.

Como medidas positivas en este sentido, el presidente de Gamá ha explicado que la primera institución en poner en su fachada una bandera trans fue el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. “Estamos liderando una reivindicación”, sostiene Almodóvar, que añade que después se sumó también el Parlamento de Canarias. “Ya tenemos un Parlamento más accesible, libre e igualitario para todos los canarios”, matiza. También se sumó el Cabildo de la isla de Gran Canaria. “La simbología de la bandera trans otorga una dignidad a un colectivo que poco a poco tenemos que devolverle”, concluye. 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!