La Fiscalía de Granada ha tomado cartas en el asunto, y ha presentado una querella contra la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca. La acusan de delitos como malversación de fondos públicos o blanqueo de capitales.

La denuncia, también, va destinada contra la secretaria de este organismo, Victoria Chamorro Martínez, el contable, José Visedo, el delegado de la Intervención General en el monumento, Miguel Gutiérrez, y dos responsables de la empresa Stendhal, adjudicataria del servicio de audioguías donde se detectaron las presuntas irregularidades.

Villafranca  el pasado 25 de junio ya declaró como detenida ante el Grupo de Delitos Económicos de la policía al detectarse presuntas irregularidades en la contratación del servicio de audioguías de uno de los enclaves monumentales más visitados de España. Quedó en libertad con cargos.

En aquel momento, saltó a la prensa este caso de posible corrupción, donde se explicó que la malversación de fondos se pudo deber a que la empresa adjudicataria no había pagado el canon anual acordado con el Patronato, y había continuado prestando este servicio a los 2,4 millones de turistas que visitan esta ciudadela nazarí.

Stendhal debe abonar unos de 77.000 euros al año y otra cuantía que depende la facturación, según constaba en las condiciones del concurso público que se realizó hace ocho años.

No obstante, en el contrato aparecen otras cantidades más bajas

En vez de esos 77.000 euros están 30.000, y por otro lado, la cantidad variable está basada en un porcentaje menor, en vez del 15% sería el 47%. La directora explicó que este baile de números se debió a un error tipográfico cometido por una funcionaria, y que se corrigió.

Sin embargo, la policía cuantifica el fraude en 5,5 millones de euros. Y en la investigación policial se deducía que este fraude fue consentido por parte del Patronato. Se le achacó "ausencia total y absoluta de un control y fiscalización" de los beneficios obtenidos por la empresa, y además, se le permitió supuestamente cobrar precios al público más caros de lo establecido, de cuatro a seis euros y medio, según el pliego de condiciones.

Este caso nace de una denuncia previa de la Agencia Tributaria por blanqueo de capitales y doble contabilidad de Stendhal, que posteriormente fue ampliada hacia los responsables del Patronato. Hay que recordar que María del Mar Villafranca ha ostentado distintos puestos dentro del PSOE Andaluz, y tras ser puesta en libertad dijo que si era imputada pondría su cargo a disposición de sus superiores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!