Es una guerra como cualquier conflicto entre dos bandos, que en esta ocasión se disputa el terreno de aquello que designa el sistema político en nuestro mundo, la democracia, el gobierno del pueblo con sus representantes, leyes, parlamentos y demás ¿Pero quién empezó esta guerra? Los grandes bancos y corporaciones que han ido aumentando sus beneficios de manera considerable al igual que la subida en las bolsas, y que hacen reducir las libertades y los derechos para poder aplicar aún más los planes del capital, las inversiones y los llamados "mercados".

El sentido fuerte de la democracia es lo que hoy nos estamos jugando en Europa.

Una Europa dirigida por unas cúpulas en el parlamento europeo que no son elegidas por los ciudadanos europeos, al igual que tampoco se eligen a las directivas del BCE, la Troika y el FMI, pero que sin embargo sus decisiones afectan a 500 millones de personas, al futuro de un continente y del €. Y es que no puede ser que funcione una Europa unida si no se tiene en cuenta a las personas que viven en ella, a los valores de Occidente en el pasado tanto por parte de la filosofía grecolatina como del cristianismo, las lenguas, su historia, su cultura. Solamente se ha centrado en el aspecto monetario y financiero, además de que realmente nunca se ha llegado a conseguir que Europa estuviera unida en toda la historia.

Los grandes poderes económicos junto a la Troika imponen sus dictados a los gobiernos. Hace unos años, Papandréu se le ocurrió la idea de convocar un referendo, ¿qué ocurrió? lo echaron del gobierno y del partido colocando a otro señor llamado Papadimos. Era el anterior presidente del banco de Grecia que hizo trampa con las cuentas del país para poder entrar en el € y que además pertenecía a Goldman Sachs (como Mario Draghi, actual presidente del BCE).

Los Estados-Nación cómo tal han dejado de existir para adentrarse en tratados comerciales y uniones supranacionales dentro de la globalización, pero esto deja en una situación muy precaria a la soberanías nacionales. Lo que pide la gente a lo largo de estos movimientos en España, Portugal o Grecia es realmente hacer posible a la práctica un sistema político a favor de la ciudadanía, sus derechos, deberes, en que se tenga mayor participación popular en los asuntos de lo público y lo común ¿Por qué si no qué sentido tiene todo cuando no es la gente quiénes deciden, sino unas cúpulas centralizadas?

Quizás habría que quitarle el polvo a la obra de esos viejos filósofos y sabios de la Antigua Grecia para volver a recordar cuál es el significado de la democracia.

Una deuda pública y privada del 180% , un interés del 13%, las pensiones que se ven reducidas progresivamente y unas condiciones sanitarias muy lamentables, ese ha sido el resultado de Grecia tras seguir los consejos de la Troika y el FMI. Una unión por parte de las oligarquías tanto financieras y económicas internacionales, del BCE, el Eurogrupo y políticos griegos para saquear al país heleno que casualmente se ha traducido también en la unión de Grecia para decir NO. NO a la imposición, NO a la cesión de soberanía económica, NO a la cesión de soberanía política.

El 61% de los griegos han elegido esta opción en el referendo frente al sí de continuar las cosas tal cuál estaban escogida por un 39%.

La democracia ha surgido de la idea de que si los hombres son iguales en cualquier respecto, lo son en todos.

Aristóteles

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!