Después de años con un pueblo sumido en la pobreza a causa de la injusta política de recortes, unas elecciones polémicas en las que ganó quien supuestamente defendería al pueblo, meses de ultimátums y posturas firmes por ambas partes, un referéndum con una clara victoria del "No" a las políticas de austeridad y 17 horas de chantajes, finalmente el primer ministro de Grecia Alexis Tsipras ha llegado a un acuerdo mucho peor que el propuesto por los dictadores de la banca internacional antes del referéndum.



Lo que no deja en muy buen lugar al Gobierno de Grecia, en especial a Tsipras, quien es percibido por la opinión de los ciudadanos como alguien que traicionó a su pueblo al contradecir el resultado del referéndum que él mismo propuso, incumpliendo con este acuerdo los artículos más importantes de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.


Lo que muchos se preguntan ahora, es si este acuerdo significa el final definitivo de la democracia en Europa, donde las élites financieras logran imponer sus políticas de injusticia social por encima de la voluntad manifiesta de sus ciudadanos. Donde el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi, fue vicepresidente de Goldman Sachs, la entidad financiera que provocó la crisis de Grecia. Una Europa donde se esperó a que todos los medios de comunicación estuvieran pendientes de la crisis griega, para votar el TTIP por la puerta de atrás, un tratado de libre comercio que resta soberanía a los países en pro de las multinacionales.


El panorama que se presenta no es muy esperanzador para quienes creen en la soberanía del pueblo, viendo a los políticos que se hacen llamar "defensores de los ciudadanos" capitulando ante los mandatos de los magnates empresariales y financieros, empujados por el miedo a verse fuera del Euro y la Unión Europea, mientras que los ciudadanos de los países del Sur de Europa reclaman la salida inmediata de la Zona Euro y la vuelta a las antiguas divisas nacionales.


Estas son algunas de las medidas más sangrantes del nuevo acuerdo entre la Troika y Grecia:



  • Pérdida de soberanía nacional, teniendo que someterse a las decisiones de las instituciones supranacionales, como la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.
  • Incremento del IVA, según el acuerdo el IVA en Grecia subirá hasta el 23% para actividades relacionadas con el ocio y el turismo.
  • Privatización de la banca, haciendo que el FMI privatice todos los activos públicos griegos para controlar de cerca el dinero del "rescate".
  • Privatización de los sectores estratégicos, haciendo que sectores como el de la energía y el de transporte publico, entre otros, pasen a manos privadas.
  • Reforma laboral, que permita el despido colectivo con mayor facilidad que la actual ley de trabajo griega.


Como se puede apreciar la banca internacional tiene como objetivo el saqueo sistemático de los países del Sur de Europa a costa de la dignidad de sus ciudadanos, para crear su "China" particular y así competir en el mercado internacional con los bajos precios de producción de Asia, y de paso engordar las cuentas de los directores de bancos y multinacionales.


Este panorama plantea muchas incógnitas para el futuro inmediato de España, haciendo evidente la posibilidad de que a Podemos le pase lo mismo que a Syriza en caso de que ganen las próximas elecciones generales, haciendo que los ciudadanos tengan que sufrir también una traición hacia los españoles que depositen en este partido las esperanzas de recuperar la dignidad que les fue robada.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!