Ayer, día 4, el ya presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tomaba posesión en un acto celebrado en el Palacio de Fuensalida, en Toledo. A él asistieron más de 500 invitados entre los que destacaban importantes personalidades como el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, el Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, y los cuatro presidentes regionales anteriores, Jesús Fuentes, José Bono, José María Barreada y María Dolores de Cospedal.

El nuevo Presidente, que juró el cargo con un ejemplar de la Constitución, destacó en el discurso de toma de posesión su compromiso con "achicar las desigualdades", mejorar la cohesión social, trabajar por un medio sostenible y luchar por la prosperidad educativa y cultural de la Región.

Igualmente, pidió al Ministro Morenés que le trasmitiese al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que tanto él como toda la sociedad castellano-manchega defenderán a ultranza los intereses de la Región los próximos cuatro años.

El discurso de la toma de posesión

El pueblo griego y su deseo de que sigan siendo europeos, fue una de las primeras menciones que García-Page hizo en el discurso que ofreció en el acto de toma de posesión. Para seguidamente, agradecer la presencia de Pedro Sánchez, líder de su partido, y destacar como su figura le sirve "estímulo y ejemplo".

Igualmente, e intentando transmitir su intención de hacer de la política otra cosa a lo que ha venido siendo estos últimos años, destacó como para él y su nuevo gobierno las personas no serán simples estadísticas.

Matizando aquí como en su proyecto de Región, la gente en general estará en todo momento por encima de cualquier interés individual.

No dejó tampoco pasar de largo la Constitución, apelando aquí a la memoria y la importancia que la misma ha tenido para los españoles. Pero reclamando, eso sí, una reforma serena que se articulen en base al respeto de los "consensos básicos", como en su día se hizo en el 78.

Siguiendo el hilo de su declaración, prometió igualmente la conquista de nuevos derechos, blindando así los conseguidos y mantenidos.

Y es que posiblemente con unas palabras dirigidas a la ex presidenta, recalcó la importancia de los mismos tras el incremento desorbitado de la desigualdad que ha traído la actual crisis económica.

Seguidamente, se comprometió a asumir tres retos: cohesión social antes que la territorial, sostenibilidad medioambiental, y mejoras considerables en los ámbitos de cultura y educación.

Ya en un tono más personal, y para finalizar, el ya presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, prometió dejarse la piel por la Región porque afirmó querer "para ella lo mismo que para sus hijos".

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!