"Ahora en común" es el resultado del desencuentro entre los grupos de tendencia social tradicionales (Izquierda Unida) y los emergentes (Podemos). Las conversaciones entre Alberto Garzón y Pablo Iglesias y la negativa de ambos dirigentes a presentarse bajo una marca común a las próximas elecciones generales españolas, cuya trascendencia política para el futuro de los ciudadanos es innegable, ha dado como resultado una nueva formación política de unidad popular en la que están integrados tanto militantes de IU como de Podemos, además de acoger bajo su paraguas los importantes movimientos y colectivos ciudadanos que no han encontrado, bajo ninguna de las marcas ya creadas la respuesta necesaria a sus propuestas de cambio democrático e institucional.

La nueva formación propugna un movimiento al que "Ni Podemos ni Izquierda Unida puedan sustraerse", según declaraciones de Emmanuel Rodríguez, impulsor de esta formación política.

El deshilachamiento y la desmotivación de las bases de Podemos, perdidos en un maremagnun de redes sociales, saturadas de luchas cainitas y los dramáticos resultados electorales de IU, junto al desacuerdo entre ambos dirigentes que, a pesar de sus campañas publicitarias internas, no han tenido la delicadeza democrática de preguntar a sus bases sobre la posibilidad de un marco común para ambas formaciones, han dado como resultado la emersión de esta nueva formación política con clara vocación de gobernar España durante los 4 próximos años.

Y con claras señales de llegar a conseguirlo.

"Ahora" propone una nueva forma de hacer política basada en hechos: los resultados de las recientes elecciones municipales y autonómicas en España. Los alcaldes electos de Madrid, Barcelona, Cádiz, etc. ya han dado muestras suficientes en tiempo récord, de que se puede hacer otra política sin extravagancias delirantes, que se puede ( y se debe) recortar en privilegios políticos para destinar esos fondos a aquellos a quienes les corresponden y los pagan: a los ciudadanos, a los contribuyentes.

La política española, municipal, autonómica y estatal, ha estado teñida de incompetencia social, demostrable a través de las cifras, de casos de corrupción institucional (actualmente en los tribunales y en las prisiones) y de indecoro profesional, evidente en la ausencia de los parlamentarios españoles, del PP en su mayoría, respecto al tema de la Carta de Derechos Humanos en la UE.

Los hechos, las cifras con su realidad matemática, rigurosa e inexorable, responden por sí mismos.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!