El líder de Podemos ya ha dejado claro, tras la reunión del pasado miércoles con el candidato de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que no quiere gobernar de la mano de IU. "Que se queden con la bandera roja y nos dejen en paz. Yo quiero ganar". Así ha respondido Pablo Iglesias cuando le preguntaban en la entrevista del diario Público por una coalición con el partido de Cayo Lara. Respecto al posible escenario con el que se puede encontrar de cara a las generales, ha dicho que entre las opciones posibles no está en ningún caso la unión de izquierdas soberanistas "porque los números no dan ni en broma".

Unirse con los de IU "no sirve para ganar las elecciones"

A pesar de haber hecho declaraciones en las que aseguraba que no quiere que el Gobierno de Podemos sea el Gobierno de un partido, sino el de los más preparados y pensando en la sociedad civil, no está dispuesto a unirse con los de IU porque, en su opinión, "no sirve para ganar las elecciones". Explica que las coaliciones de izquierdas están muy bien pero que electoralmente no funcionarían.

Sin embargo los deseos de una coalición de izquierdas de Alberto Garzón no cesan. En las últimas horas ha querido hacer un llamamiento a todas las fuerzas sociales políticas para construir la unidad popular para las próximas elecciones generales. Teóricamente el problema de distensión entre ambos partidos es el "cómo resolver la crisis económica y política", decía el candidato de IU, Alberto Garzón, a la salida de la reunión con Pablo Iglesias. Apuntó además que en lo único que están de acuerdo es en el diagnóstico.

Podemos llama "casta" a los partidos de la vieja política

Algunas de las declaraciones rescatadas de los comienzos del líder de Podemos se refieren a los partidos políticos con los que, tras las elecciones del 24M, se han decidido a pactar. Los partidos de hoy son una "casta de mangantes que van del consejo de administración a la política" dijo Pablo Iglesias en una entrevista en mayo de 2014. Lo que empezó siendo un de arriba a abajo, y un ni de izquierdas y ni de derechas, se ha terminado convirtiendo en un izquierda sí, centro también, derecha no. Tiempo de dialogar, dicen, pero no con vistas a las elecciones generales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más