Poca novedad se ha escuchado durante la mayor parte de los40 minutos en los que Mariano Rajoy ha comparecido esta tarde.

El primer punto ha sido la corrupción, a la que ha achacadola pérdida de votos. Respecto a este tema, el presidente ha afirmado que se vana tomar medidas más severas, ya que “hemos pagado un precio muy alto por lo quehicieron unos pocos”. Evidentemente, el daño que las tramas han hecho alpartido es muy claro y el discurso tenía poco margen en este aspecto.

Tampoco han faltado las apelaciones al partido socialista,que al parecer ha decepcionado profundamente a Rajoy. Les ha acusado desectarismo al rechazar cualquier tipo de acuerdo con el partido popular y optarpor coaliciones con partidos “independentistas y de extrema izquierda” con elúnico objetivo de desbancar al partido popular sin mirar atentamente lasconsecuencias de dichos pactos.

En cuanto a los puntos que ha sacado en positivo tampoco haymuchas novedades. Se escudan diciendo que son la primera fuerza en votos, queel PSOE ha tenido el peor resultado de su historia, que las generales no soniguales que las municipales y que todas las encuestas que se han publicado lescolocan como primera fuerza política en intención de voto.

Además ha comentado el éxito que ha supuesto haber pasado deser un país en decadencia económica a estar a la cabeza de Europa y el poderhaber creado empleo, lo cual considera los dos puntos clave sobre los queseguir trabajando. “En España hay más ocupados, menos sin trabajo y másafiliados a la SS que en 2011, esa es lamarca del partido popular”, asegura el presidente.

Por tanto, augurapositivismo.

Sobre las elecciones catalanas, asegura que seránsimplemente autonómicas y nada más. Sin mencionar directamente laindependencia, asegura que nadie está en el derecho de quebrantar la ley, y queel partido intervendrá para evitarlo. Esto, sostiene, perjudicaría el bienestarde la sociedad catalana.

En cuanto a los cambios en las filas, no parecen suficientespara otear un cambio en el partido. El propio Mariano Rajoy se mantiene comocandidato a las generales, se carga el partido a la espalda y se rodea de gentede confianza. Nombra de secretarios a Maillo, Javier Maroto, Andrea Levy yPablo Casado; de forma que quedan fuera figuras como Floriano o González Pons.Javier Arenas continúa en su cargo de secretario de ayuntamiento y el directorde campaña pasa a ser Jorge Moragas.

Finalmente Cospedal, que tanto secuestionaba, continúa en su puesto.

 En definitiva, aquellos que esperaban grandes diferencias quedan insatisfechos y esto ya empieza a notarse en los diferentes medios de comunicación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!