Esta es la historia de Robin Hood, bueno, un Robin de CC.OO. Una historia que no trata de robar a los ricos y dárselo a los pobres, sino de robar a los pobres para que los ricos sigan siendo más ricos. Y al final, estos pobres cada vez más pobres voten de nuevo a esos ricos cada vez más ricos. De película de miedo o comedia absurda.

La juez Alaya sigue en lucha infatigable contra los "rateros" y "caraduras" de este país. El último caso es la investigación en curso sobre el patrimonio de los sindicatos y la CEA. En el sumario del fraude de la juez Mercedes Alaya se justifican 51 coches oficiales a disposición de dirigentes sindicalistas de las ocho provincias andaluzas.

No son solo vehículos, también se plasman garajes, oficinas y locales, todo con un valor de unos 5,7 millones de euros. Comisiones Obreras cuenta con centro de formación situado en Córdoba, el cual tiene un valor de 934.597,9 euros, también un inmueble industrial en Almería con un valor de 524. 093 euros, y por último un edificio de carácter cultural en Cádiz por un valor de 430.978 euros.

La Junta de Andalucía, aparte de "robar", también ofrece ayudas, eso sí solo a los sindicatos y la patronal. Francisco Carbonero, secretario general de Comisiones Obreros (CC.OO.) se ha embolsado un total de 63 millones de euros procedentes del Gobierno de Andalucía. Pero no solo CC.OO. se ha llevado parte del pastel, también UGT-A, estos se han llevado la misma cantidad de dinero, y por último la CEA (Confederación de Empresarios de Andalucía) que recibió un montante de 83 millones de euros.

Todo estos desembolsos se produjeron entre los años 2009 y 2010. Un escándalo, en un solo año estos sindicatos se han hecho de oro. Pero bueno, esto ya no sorprende. Tristemente es así.

En Sevilla, el Juzgado de Instrucción 6 junto a la Guardia Civil se están encargando de seguir el rastro de dinero y cuentas bancarias de los miembros de Comisiones Obreras, UGT y CEA.

Un portavoz de la CC.OO. andaluza ha salido a la palestra para defenderse y defender a la federación andaluza de CC.OO., y dice que es más barato el adquirir los 51 vehículos que el tener que pagar los distintos desplazamientos de los sindicalistas: "Los vehículos no los usan para ellos, son siempre para actividades del sindicato".

Todo esto es una perversión del sistema escandalosa, en España mandan estos ladrones. No se tratan de sindicatos al uso, son sindicatos de la nobleza, de clase alta. Piezas complejas del mapa de corrupción que inunda el sistema. A robar que es gerundio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!