Ante las manifiestas dificultades con las que se ha encontrado el gobierno de Tsipras, es interesante conocer qué medidas ha tomado, o pretende tomar, el gobierno griego, y que han producido la situación de tensión con las instituciones europeas y el Fondo Monetario Internacional.

Desde el referéndum convocado recientemente para preguntar a la ciudadanía griega si el gobierno ha de aceptar las medidas de ajuste solicitadas por Europa y el Fondo Monetario Internacional, hasta una serie de políticas con objeto de paliar la delicada situación que vive el país, en la que la población ha sufrido un progresivo empobrecimiento y se han reducido multitud de servicios públicos, hasta llegar al punto de tener que limitar las retiradas de efectivos de los cajeros en Grecia a 60 euros día, por mandato gubernamental, con objeto de evitar una fuga de capitales.

Las medidas anunciadas por Tsipras van desde la protección social mediante la garantía de electricidad a los sectores más castigados de la sociedad, la prohibición del deshaucio de primera vivienda, ayuda alimentaria para los más necesitados, hasta la venta de uno de los tres aviones de los que dispone el Gobierno, reduccion a la mitad de una flota de 7.500 coches oficiales, reducción de escoltas y modificación del sistema de impuestos que incluye la eliminación del impuesto sobre la primera vivienda y su sustitución por un impuesto sobre las grandes propiedades, entre otras medidas.

Estas medidas han provocado el rechazo de los órganos rectores de la Unión, como podemos inferir de declaraciones hechas por Wolfgang Schuble y Angela Merkel. La "rebeldía" del gobierno de Tsipras manifestada en la contratación de su polémico ministro Yanis Varoufakis se ha visto correspondida con el cierre del grifo de liquidez que hasta hace dos días mantenía los bancos griegos con efectivo suficiente.

Tras esta medida, el límite de dinero que puede extraerse de los cajeros automáticos se ha visto reducido a 60 euros por día.

Una de las medidas que Syriza tomó a su llegada al gobierno se manifestó en la supresión de ocho ministerios, lo que evidencia una clara intención de buscar reducir los gastos del Gobierno, sin afectar a las clases populares. Otra de las "víctimas" de los recortes ha sido uno de los coches oficiales empleados por el exviceministro griego, un BMW valorado en 750.000 euros.

Por su parte, el salario mínimo sería elevado de los 580 a los 751 euros, dejando sin efecto las reformas que suprimían la negociación colectiva.

Sin embargo, no está exento de críticas el gobierno de Tsipras, al que se le ha señalado que no figure ninguna mujer al frente de los ministerios, o el nombramiento de Panos Kamenos como ministro de Defensa, líder de una escisión del antiguo partido Nueva Democracia.



¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más